El segundo embarazo o como no disfrutar en absoluto de la espera

Pues sí. Es lo que hay. Tienes una pequeña vida creciendo dentro de ti y en lo único que piensas es: ¿Habré puesto suavizante en la lavadora? A ver si tengo tiempo de planchar esta noche y además hay que ir a hacer la compra que no queda ni gota de leche ¡Por Dios, Enana, deja pintar con las ceras la puerta del armario! ¿Dónde habré dejado yo las toallitas? ¿Cómo que “mamá me he hecho caca”? ¿Pero por qué no lo has dicho antes para ir al orinal, alma de cántaro? Y ¿la barriga? Bien, gracias. Ahí va.

Aún recuerdo mi primer embarazo, en el que viví cada momento de manera intensa. Era consciente de lo que se cocía en mi útero desde que me levantaba hasta que me acostaba, leía mil y una páginas sobre el tema en internet y aprovechaba para untarme cremas y otras zaranzajas por todo el cuerpo al menos dos veces al día. Ahora tengo suerte si puedo ducharme yo sola, sin una lengua de trapo narrándome lo último de Dora la exploradora mientras llueven patitos de goma y juguetes de baño sobre mis dedos de los pies. A ver, no es que no sepa que estoy embarazada. Las nauseas que he pasado durante todo el primer trimestre se han encargado muy bien de recordármelo, pero a penas he podido disfrutar de ello.

Cuando me quedé embarazada de la Enana estaba deseando que se me notara. En cuanto tuve la más leve sobra de tripa, empecé a lucirla a todas horas, buscando las poses más adecuadas y la ropa que más la destacaba. Ahora  mi único pensamiento ha sido: ¡Mierda, casi no puedo abrocharme los vaqueros! A ver si quitándome el cinturón y abriendo un poco el botón… Sigo llevando los mismos sujetadores que antes, aunque me quedan superapretados, simplemente porque no he tenido ocasión de ir de compras y hay un bote de crema antiestrías sin estrenar en el baño desde hace casi un mes.

Además, en esta ocasión ha habido otra diferencia sustancial. Y ha sido el miedo. El pasado mes de noviembre tuve un aborto espontáneo cuando estaba de poco más de 8 semanas y fue muy duro. Físicamente me recuperé bien (tengo un cuerpo la mar de agradecido, ya os hablaré de ello en otro momento), pero psicológicamente fue otro cantar. Me costó asumirlo. Era mi bebé y se había ido antes de llegar. Y además sin avisar. En un minuto estaba bien y al siguiente sangrando a chorros. Lloré durante semanas y el miedo sembró su semilla en mi. El resultado: he estado aterrorizada desde que el test dio positivo y hasta que me hicieron la primera eco, a las 12 semanas. Es más: sigo un poco asustada, no me fío de mi misma e interpreto cualquier dolor o molestia de la forma más apocalíptica. Y la naturaleza tampoco ha contribuido mucho, la verdad: las que tenéis hijos pequeños ya sabéis lo que supone el inicio de la guardería: virus, virus y más virus. Desde que me quedé embarazada  he pasado por una conjuntivitis que me ha tenido los ojos a la funerala una semana, una gripe con bien de fiebre, dos gastroenteritis del copón y una bronquitis que me dejó sin aliento un mes ¡Y sólo estoy de 16 semanas! Entre eso y las nauseas que no tuve con la Enana y que ahora me han durado casi dos meses, en vez de engordar, he perdido kilo y medio desde mi primera visita a la matrona.

Diferencias maravillosas.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

Blog de Madre

Desdramatizando el mundo maternal

A %d blogueros les gusta esto: