Comprar o no comprar: el dilema de la ropa pre-mamá

Llega un momento en todo embarazo en que la barriga hace su aparición y todo el mundo se da cuenta de tu estupendo estado de buena esperanza. Una gozada. Un placer… si no fuera por la ropa. Y es que, más o menos al empezar el segundo trimestre, los vaqueros y las faldas dejan de abrocharte y tus medias se convierten en la versión en licra de una boa constrictor. Tras pasar unas semanas trampeando como puedes con los trucos más peregrinos (como sujetarte los pantalones con la ayuda de una goma del pelo. Mea culpa) se te plantea una cuestión: ¿me compro ropa premamá?

Para empezar en algunas ciudades de tamaño pequeño-medio este tipo de prendas son más difíciles de encontrar que una aguja en un pajar. Incluso aunque haya grandes cadenas como h&m o Zara no suelen traer ropa apta para barrigas en crecimiento, por lo que te quedas con cara tonta cuando le preguntas a la empleadas por una sección que ni siquiera existe. Con suerte, puedes recurrir a la tienda de bebés del barrio donde (a lo mejor) hay dos o tres pantalones y alguna blusa tamaño XL, fea a más no poder, que te venden a precio de oro (convenciéndote, eso sí, de que es lo último y lo más in. Poco menos que lo que se puso Kim Kardasian durante su preñez). Si vives en una ciudad grande o tienes suerte de que tu h&m o Carrefour más cercano haya pensado en las futuras mamás, por lo menos puedes elegir ropa bonita y barata que no te hará parecer un saco de patatas y con la que (¡por fin!) podrás volver a sentarte como una persona normal, sin estar pendiente de que se te asome el ombligo (o lo que quede de él). El dilema es entonces si gastarte los cuartos en unas prendas que mal vas a usar 4 meses y que luego vas a relegar a lo más profundo del armario o donar a una buena causa.

Hay otra opción y es recurrir a ropa normal, sólo que escogida con ojo clínico. Es decir, ropa que luego puedas aprovechar sin demasiados problemas cuando tu cintura vuelva a su tamaño habitual. Si la cosa te pilla en invierno, lo mejor son los vestidos de lana sueltos, acompañados con medias premamá (eso sí) y botas sin cordones,  porque agacharse a atarlos puede ser una auténtica tortura sobre todo en la recta final. Son prendas que luego puedes usar, a lo mejor añadiéndoles un cinturón, y que te harán sentir cómoda y sin apreturas. Si la barriga se presenta en verano ahí están los vestidos (largos y cortos) y las túnicas de todos los colores para acompañarte en estos meses. Solo hay que vigilar que no sean demasiados estrechos y que, si se ajustan con lazadas, éstas no queden a una altura incomoda (por ejemplo en mitad de la tripa). También se puede comprar una talla más a la habitual para que todo quede más suelto. Y voilá. Ya tienes ropa con la que pasar el embarazo.

Un tema aparte es la ropa interior: yo en mis dos embarazos he optado por comprar directamente sujetadores de lactancia, que son igual de cómodos que los de embarazo y te sirven para la etapa posterior… eso sí, tienes que encontrarlos. La primera vez que pedí uno en una corsetería, la señora se me quedó mirando como si hubiese entrado por la puerta una jirafa bailando claqué. Después de recorrer media ciudad, tuve que ir al Corte Inglés para dar con lo que buscaba, pero eso fue hace unos años. Ahora Women’ secret ha sacado la gama Maternity y es mucho más sencillo (y asequible) comprar sujetadores de este tipo… que de verdad hacen falta. En cuanto a las braguitas, yo sigo usando las mismas, que son bajas y de algodón y no molestan en absoluto, pero el interior de cada mujer es un mundo…

Ahora sólo me queda enfrentarme a la operación bikini de este año, que no sé por dónde va a salir. A lo mejor me limito a pasear barriga por la playa y la piscina, que bien bonita la voy a tener. Prometo comentar la experiencia.

 

Anuncios

Etiquetas: , , ,

2 responses to “Comprar o no comprar: el dilema de la ropa pre-mamá”

  1. nosoyunadramamama says :

    Por si te sirve de algo, yo he escrito bastantes posts sobre este asunto. Yo nunca compré ropa pre-mamá. Además, si te toca en verano es mucho más fácil: En el primer post va mi cuñada embarazada de 37 semanas!!!

    http://nosoyunadramamama.com/2014/04/10/moda-para-embarazadas-zara-y-stradivarius/

    http://nosoyunadramamama.com/2013/04/17/embarazada-que-me-pongo/

    http://nosoyunadramamama.com/2013/06/09/moda-veraniega-para-embarazadas/

    http://nosoyunadramamama.com/2013/11/26/mas-ropa-para-embarazadas/

    http://nosoyunadramamama.com/2013/04/21/embarazada-y-de-boda/

    Y en breve haré otra incursión para dar más ideas porque no todas las futuras mamis tienen tiempo para ir de tiendas. Espero te haya servido algo!

    • egambi77 says :

      Ya lo creo que sirve! Muchas gracias. La verdad es que intentar ir de compras trabajando y sin con una niña de dos años puede ser una verdadera pesadilla! Espero ansiosa tu nueva incursión en las tiendas a ver si me das algunas ideas veraniegas, que acabo de empezar la semana 25 y ya no tengo donde meter la barriga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

Blog de Madre

Desdramatizando el mundo maternal

A %d blogueros les gusta esto: