Piquito de oro

Cuando la Enana empezó a hablar (me refiero a hablar-hablar, más allá de los primeros balbuceos y palabras sueltas como “agua” o “mamá”) nos dimos cuenta de que su etapa de bebé, en el sentido más estricto de la palabra, quedaba atrás y empezaba otra diferente y apasionante. La criatura se soltó la lengua un par de meses antes de cumplir los dos años y desde entonces ha sido como tener en casa una radio encendida las 24 horas del día. No se calla. Nunca. A veces ni siquiera cuando duerme… que ya es difícil, oiga. Si está jugando con sus cocinitas o pintando en un papel, te va haciendo una narración exacta de sus progresos paso a paso, para que no te pierdas detalle: “Vamos a preparar café y té. Y ahora leche y azúcar. Y sal. Y arroz. Mamá, ¿quieres yogur? Sí, quieres. Con galletas y bizcocho y pollo. Voy a Carrefour a comprar cebollas”. Y así toda la tarde. A mi encanta oírla, aunque a veces es un problema porque si te llama el jefe (o tu madre) por teléfono o intentas ver la tele, o decirle algo importante al compañero de fatigas, se mosquea contigo y te suelta un furibundo “¡Mamá, no hables!”, para que le sigas prestando atención. Porque la Enana no discursa para su camisa, no. Ella es como los políticos: necesita público, y además, un público atento y entregado, dispuesto a darlo todo.

La verdad es que a veces una se queda boquiabierta con sus salidas y explicaciones. Por ejemplo, el otro día íbamos en el coche camino de casa y le pregunté qué había hecho esa mañana en la guardería. Ella me miró muy seria y contestó: “Lo siento mucho mamá, pero no he hecho nada”. Ale. Cómete eso: ocho horas mirando al techo en la guarde, que no se diga…  Ayer mismo, volviendo del parque se quedó un instante quieta (un instante sospechoso, como supe después) y, tras reanudar la marcha, dijo: “Mamá, me he hacido pipí, vas a tener que cambiarme el pañal”. Y es que mi Enana es muy limpia. Tanto que cuando ve a un dueño de perro que no recoge lo que su animalito suelta como hacemos nosotros, le espeta: “Cochino, marrano, recoge la caca que huele muy mal”. Y el infractor se queda patidifuso y un poco azorado viendo como un mico que no levanta dos palmos del suelo le da lecciones de urbanidad a pleno pulmón. Un piquito de oro en toda regla y a penas tiene dos años mal cumplidos. Empieza a darme miedo de lo que podrá hacer cuando amplíe un poco más su vocabulario y corrija la gramática. A lo mejor nos da a todos un clase magistral… eso sí, de lo estupenda que es Peppa Pig!

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

A %d blogueros les gusta esto: