El efecto “abuelos” o como convertir a tu niña en la versión en miniatura de Mr. Hyde

Este fin de semana mis suegros han venido a hacernos una visita para ver a la nieta y constatar el estado creciente de mi barriga. Hasta ahí perfecto. Todo controlado. Comidas familiares, paseos, besos y abrazos. Chachi piruli. El problema es que la Enana entra casi inmediatamente en lo que yo llamo “modo abuelo”, que se traduce en un absoluto descontrol de rutinas, horarios y comidas. Bueno, diréis, tampoco pasa nada ¿Que la criatura come más chucherías de las habituales? Bah, un día es un día ¿Que se acuesta más tarde? Tampoco es que tenga que rendir en el trabajo… No. Si es verdad. Si no es para tanto… excepto que cada vez que intento meterla en la cama, le niego el siguiente kilo y medio de chocolate o la obligo a ponerse los zapatos me monta un pollo del quince, con llantos, lamentos y pataleta del tipo “me-tiro-por-el-suelo-y-grito-a-pleno-pulmón-a-ver-qué-pasa”.

Y lo que más me fastidia es que las broncas las tiene exclusivamente conmigo, porque con sus abuelos es un angelito bajado del cielo. Si le dicen que recoja los juguetes, los mete en su cajón en el acto, sin necesidad de engatusarla, reñirle o repetírselo 20 veces bajo amenaza de suspender ad eternum el visionado de dibujos animados. Que hay que hacer un recado, pues ahí va el fruto de mis entretelas, sin pestañear y sin empeñarse en viajar delante “como los mayores” o en ir en el “coche de mamá, que en el de papá no quiero”. Que la abuela dice “Anda, bonita, ponte las zapatillas, no vayas descalza por el frío suelo de la cocina”, pues nada. A ponérselas. Faltaría plus. Y yo viéndolo todo desde la barrera, echando humo por las orejas y recordando que esa misma mañana tardé 10 minutos en abrocharle una sandalia que se quitó poco después mientras desayunaba.

Es el efecto “abuelos” en todo su esplendor esplendoroso. El resultado: una niña sobreexcita, sobre azucarada y sobre mimada, que cuando los suegros/padres regresan a sus respectivos hogares tarda una semana en comprender que no se puede comer dulces a todas horas y todos los días, que hay que bañarse de vez en cuando, que es imposible comprar todos los trastos que venden en el chino de la esquina y que llorando no se consigue nada. Imagino que si los abuelos estuvieran cerca y los viera todos lo días, se implicaran en sus rutinas y (como hace mi padre) no le dieran chocolate a mis espaldas la cosa sería distinta. Entiendo que para ellos es un placer y un gusto ceder ante todos sus caprichos, jugar a todas horas con ella y saltarse a la torera la hora de dormir por dar unas patadas más a la pelota en el jardín. Pero a mi me toca lo más duro. Ser la mala. Intentar volver a la normalidad. Aguantar llantos y berrinches y, sobre todo, tardar una hora en conseguir algo (como ir a la cama, cambiar el pañal o vestirse…) en lo que antes echábamos 5 o 10 minutos.

Ante la evidencia ¿qué puedo hacer? Pues aguantarme. Disfrutar viendo como la Enana la goza con sus “abuelitos”, resignarme y aprovechar que ahora tengo tiempo libre para descansar un rato, pintarme las uñas y hablar por teléfono con mi hermana. Que no todo va a ser sufrir en esta vida. Vamos digo yo.

 

Anuncios

Etiquetas:

3 responses to “El efecto “abuelos” o como convertir a tu niña en la versión en miniatura de Mr. Hyde”

  1. nosoyunadramamama says :

    Ufff, yo ya sé que los días que voy a casa de mis padres voy a tener que pelearme para que coman la fruta, para que duerman la siestas…pero bueno, como los vemos varios días a la semana, tampco se produce tanto descontrol… A mis suegros sí que los 5 veces al año y se ponen más tontos, pero no tanto como cuentas tú. Lo bueno es q tienes una actitud positiva, dejar q disfruten, resignarse y aprovechar que tienes ayuda,jee

  2. mamacaotica says :

    Osea que este es mi futuro con la rubiales??? Tiemblo!!

    No nos queda otra que aguantar el chaparrón jajaj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

Blog de Madre

Desdramatizando el mundo maternal

A %d blogueros les gusta esto: