El maravilloso mundo de la baja laboral

Pues sí. Después de haber trabajado a pleno rendimiento hasta 15 días antes de mis vacaciones, mi matrona, la oficial, a la que no veía el pelo desde hacía un par de meses, por estar ella misma de baja, decidió hace unas semanas que mi estado requería reposo y, por su cuenta y riesgo, gestionó mi baja laboral con el médico de cabecera. Chachi piruli, diréis. Ahora a descansar un poco y a disfrutar del veranito. Pues no. Total, si a pesar de las contracciones, el problema de la tiroides, la anemia y el tener que conducir cada día 25 kilómetros no me había impedido cumplir con mis obligaciones en el curro, el tener que hacer unas gestiones administrativas es pan comido, ¿no? Eso ha debido pensar todo el mundo, porque fácil, fácil, no me lo están poniendo.

Para empezar la administrativa de mi empresa, que se ocupa de gestionar todo lo relativo al pago de nóminas, bajas y demás zarandajas se fue de vacaciones el 4 de agosto y antes de irse me dejó bien clarito que ella no se hacía cargo de hacer llegar mis papeles a la mutua. Que me ocupara yo si eso. Total, sólo es escanear y enviar un correo electrónico, ¿qué trabajo te cuesta? Pues el mismo que a ti, supongo. Que, en teoría, las dos estamos fuera de servicio, aunque se ve que su estado vacacional y de tocadura de huevos es más inhabilitante que mi embarazo de riesgo. Como en casa no tengo escaner y no pienso conducir 25 kilómetros para llegar a uno, me toca echar mano de la cámara del móvil y del cablecito de conexión con el ordenador para cumplir mi cometido. O mejor dicho, el cometido de la administrativa de viaje por Cuenca o por las Islas Fiji, verbi gracia.

Pero es que además, como los médicos, enfermeras y demás personal de mi centro de salud también andan de vacaciones supersagradas e inviolables, lo de conseguir una cita para que te firmen los papeles está más cotizado que un billete premiado de la lotería de Navidad. ¿Para el lunes? ¡Imposible! Todo lleno. Lo más cerca que hay es el miércoles por la tarde… Pero, oiga, que yo tengo que presentar la baja semanal. Ya, bueno, habla con tu empresa. Si es que no puedo, que están de vacaciones. Pues habla con la mutua…

Y ahí estoy yo, buscando el teléfono de la mutua en las páginas amarillas y llamando para explicar las cosas y ver si hay algún problema en retrasar la cosa unos días… pero, claro, el responsable ¡está de vacaciones! Aing.

Resultado: un correo electrónico, que el señor en cuestión abrirá cuando le pete, si es que lo abre y un problema casi asegurado con mi empresa, la mutua y san Pedro Bendito en el mes de septiembre. Pero yo estoy superrelajada de la muerte. Un poco más y entro en coma. Espero que así las cosas vayan mejor en la última etapa de mi embarazo de riesgo…

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

A %d blogueros les gusta esto: