36 semanas y descontando

Mañana cumplo 36 semanas de embarazo y empiezo la cuenta atrás parar conocer a la pequeñaja de la familia. Su hermana mayor está más impaciente que yo y anda todo el día dándome besitos en la panza y reuniendo aquellas cosas de “bebé” que ella ya no usa, como biberones, bodys o pañales, para dejárselos en herencia. Lo cierto es que a penas he preparado nada para la llegada de Tulga a nuestras vidas, quizá porque las cosas están ahí, guardadas, a la espera de a salir a la luz en caso necesario… o quizá porque soy un desastre total y siempre espero al último momento… aunque teniendo en cuenta que  la Enana nació en la semana 39 y que esta tiene pinta de seguir sus pasos, a lo mejor debería empezar a ponerme las pilas y liarme a lavar ropitas y sábanas y a buscar un hueco en casa para la nueva inquilina…

Ayer, antes de meterme en la cama, con todas estas ideas en la cabeza, hice un pequeño repaso de los últimos 8 meses, y he llegado a una conclusión: A pesar de todo ¡estamos estupendas!

Resumiendo: hasta ahora he engordado unos 9 kilos y no creo que suba de peso mucho más. No me ha salido ni una estría, ni una mancha (y eso que he abusado de playa y piscina desde el mes de junio), ni una minúscula variz. Tengo los tobillos finos y delgados, el pelo espectacular y hace dos semanas y media que no me depilo… ah, y duermo a pierna suelta todas las noches, sin molestias de ningún tipo. Además, excepto por las contracciones que siguen ahí preparando el camino y cierto cansancio derivado de mi figura curvilínea, me encuentro de fábula. Tengo que pelearme con mi madre para que me deje hacer vida normal, porque si fuera por ella estaría todo el día sentada en el sofá con las piernas en alto, cosa que no me hace falta porque no se me hinchan. En serio. De verdad, mamá. Que no pasa nada porque  vaya  a hacer la compra o ayude a la Enana a limpiarse el culito después de usar el orinal. Lo hago todos los días y aún no me he puesto de parto. Vale, a lo mejor el otro día en la playa tuve que pedir ayuda al Costillo para levantarme de la arena, pero es que en circunstancias normales ya es complicado hacerlo, así que imaginad lo que es cuando no encuentras por ningún sitio tus abdominales!

Este embarazo ha sido más movido que el primero, con muchas nauseas al principio y con todos los problemas derivados de la anemia y el tiroides que no sufrí con la Enana, pero excepto por el mal rato que nos han hecho pasar los médicos, yo lo he vivido con ilusión e intensidad. Sigo haciéndolo  aún ahora, con una barriga enorme y no entiendo las quejas de mis compañeras de clase de preparación al parto que parecen deseosas de deshacerse de la tripa. A mi me encanta mi tripa. Me parece maravilloso notar los movimientos del bebé, aunque ahora sean más fuertes y dolorosos que al principio y me clave los pies y los codos con saña haciendo aparecer bultos enormes en mi barriga. Adoro que la matrona me deje escuchar su corazón un minuto entero cuando voy a las revisiones o intuir sus  manitas en las ecografías. Me gusta estar embarazada y, aunque ya tengo ganas de conocerla, no me importaría que esta vez mi hija decidiera quedarse dentro sus correspondientes 40 semanas.

En fin, creo que voy a poner una lavadora y a hacer hueco en uno de los cajones del armario de la Enana. Sólo por si acaso.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

A %d blogueros les gusta esto: