Preparando la llegada

El Compañero está nervioso. Intranquilo, más bien. Observa mi barriga creciente y le entran sudores fríos, como si en cualquier momento aquello fuera a reventar, en plan Alien, el octavo pasajero ¿Has preparado ya la maleta del hospital?, me pregunta esta mañana. Yo le miro estupefacta. No, le digo, pero lo tengo todo aquí, y me señalo la frente con un dedo. Que soy muy chula yo para estas cosas. Al padre de las criaturas está a punto de darle una apoplejía ¿Y no crees que deberías empezar a sacar la cosas de tu cabeza y a ponerlas en una mochila? Vale, vale. Don’t worry, be happy y esas cosas…Al final, tengo que prometerle que esta tarde sin falta lo dejaré todo listo para que se vaya al trabajo un poco más tranquilo.

La verdad es que preparar las cosas con mucha antelación siempre me ha dado pereza (y también un no sé qué supersticioso, como un tentar a la suerte, a ver qué pasa). Por eso, está todo a medias: la ropita a medio lavar, el capazo casi listo, el carrito rescatado del desván de mis suegros, pero todavía envuelto en su plástico protector y sin montar… Y, claro, la canastilla del hospital sin hacer. El sábado cumplo 38 semanas y, si Tulga sigue los pasos de su hermana, no creo que tarde mucho en decidir que es hora de hacernos compañía. Por eso, y por si alguna se encuentra en mi situación y no sabe qué llevar para el gran momento, ahí va mi lista de lo pienso meter en la maleta:

Para el bebé: un body y un pijamita ligero para salir del hospital. No hace falta cargarse de ropa, ni de pañales o toallitas. Todo eso lo tendréis disponible en la maternidad y ocupa mucho espacio en la bolsa. En mi primer parto llevé un montón de tonterías del estilo que luego se quedaron sin usar, como cremas y demás zarandajas. En el caso de la Enana, que nació en pleno invierno, llevé además un buen abrigo y un gorrito para evitar que se me congelara de camino al coche… donde, por su puesto, debe estar preparada la sillita correspondiente.

Para la mamá: un neceser con lo que llevaríais para un fin de semana (un peine, cepillo y pasta de dientes, champú, crema hidratante…). Es buena idea incluir vaselina o una barra de cacao por si pasas mucho tiempo en el hospital durante el proceso de dilatación (en mi anterior parto ¡24 horas!), ya que  acabas con los labios despellejados y resecos por la falta de agua. Además de unas braguitas de algodón y un sujetador de lactancia (si vas a dar el pecho, claro), también es buena idea llevar ropa ajustable y cómoda, un pantalón de chándal o unos leggins que no hayas dado de sí durante el embarazo. No siempre ocurre, pero a veces en dos días pierdes toooooooda la barriga y luego tienes que ir sujetándote la ropa para evitar dar el espectáculo. Cuando nació la Enana, entre los andares de pato que llevaba por culpa de la episotomía y las medias que se me caían parecía la versión blanca de Steve Urkel. Olvídate de camisones y batas y hasta de compresas de algodón (la cosa más incómoda que existe a este lado del Pecos): todo eso te lo dan en el hospital y, como en el caso de los pañales y toallitas, ocupan mucho espacio. Dos buenas ideas: unas zapatillas o calcetines antideslizantes (de esos con puntitos) para andar por ahí y unas chanclas de goma para la ducha… porque no sé como será en otras clínicas, pero en la de mi ciudad el cuarto de baño se parece mucho al de un camping, con duchas sin cortinas y suelos encharcados.

En función de cómo lo lleves y de tu estado de ánimo, de si te pones o no la epidural  o de si eres de parto exprés o de parto largo,  a lo mejor te apetece llevar algo de música en el móvil o una revista (de un libro olvídate porque creo que hasta en el mejor de casos es demasiada concentración para una parturienta).  No hay que olvidar todas las pruebas y análisis que te hayan hecho durante el embarazo ni la tarjeta sanitaria, pero eso lo puede llevar el padre de la criatura, que bastante tienes tú ya con lo tuyo.

Y ya. En un bolso grande cabe todo. No hace falta complicarse la existencia ¿Será por eso que mi mochila sigue sin preparar? Menudo desastre estoy hecha!

 

Anuncios

Etiquetas: , ,

3 responses to “Preparando la llegada”

  1. Sra. de Huerta says :

    Yo estoy de 38+5 y tampoco la tengo hecha… Pero me tengo que poner ya con ella porque esto está a punto de caramelo! Ya no nos queda nada!!! 😘

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

Blog de Madre

Desdramatizando el mundo maternal

A %d blogueros les gusta esto: