El fin de la cuarentena

Ya está. Ha sucedido. Han pasado 40 días desde que di a luz y con ellos he superado la fase más dura del puerperio. Mi hija tiene ahora mes y medio y poco a poco va perdiendo ese aspecto arrugadito de recién nacido para convertirse en un precioso bebé. Su hermana mayor  lleva las cosas con más calma y, aunque a veces se pone muy bruta y demanda más atención que de costumbre, parece que vamos por buen camino. En cuanto a mi… bueno, la verdad es que no puedo quejarme. Este ha sido un postparto estupendo, sobre todo en comparación con el primero. Para empezar al no tener episotomía no he sufrido ni el dolor ni las molestias que me tuvieron tres meses penando hace dos años. El pequeño desgarro que me hice ha curado rapídisimamente y no he tenido ni que tomar un paracetamol. Los loquios también han sido menos abundantes y  han durado menos, lo cual teniendo en cuenta lo engorrosas que son las compresas de algodón agradezco en grado sumo. Además con la Enana tuve una pequeña infección, con fiebre y malestar, de la que esta vez me he librado, igual que de la anemia. La lactancia ha sido un éxito desde el primer día y por ahora no he sufrido nada con los pechos. Compré un poco de purelan para tratar posibles grietas en los pezones, pero ahí está, sin abrir en el armario de cuarto de baño,esperando tiempos peores que no creo que lleguen porque Tulga es una fiera en esto de llenarse el buche!

Anímicamente también estoy más fuerte que tras mi primer parto, quizá porque en esta ocasión sí he contado con el apoyo de mi pareja y no me he sentido tan sola y desesperada. También porque ya sé lo que es tener un bebé en casa que a veces llora porque sí, porque toca, sin ninguna razón aparente y sin que ello signifique que estoy haciendo algo mal.

Por otra parte, el buen tiempo que hemos tenido este otoño ha contribuido lo suyo. La Enana nació el 31 de enero, en medio de cruel y duro invierno, con heladas diarias, mucha lluvia y hasta nieve, por lo que a penas puse un pie en la calle hasta el mes de abril. Ahora hemos aprovechado al máximo este pequeño re-verano. Hemos salido todos los días al parque o de paseo, nos hemos quedado hasta tarde en el jardín y a parte de quitarnos el estrés y el aburrimiento de estar en casa, he podido hablar un rato con las vecinas, desconectar unos minutos y ser yo misma durante, quizá, media hora al día. Todo un lujazo!

Además, por ahora, Tulga es bastante pacífica y casi no he tenido problemas para darme una ducha tranquila y hasta ponerme algo de crema o depilarme un poco las cejas. Parece tonto, pero sentirte limpia y mínimamente arreglada hace que estés de mejor humor que si llevas cuatro días sin ducharte y con las uñas de los pies de medio metro…

Quizá lo que peor llevo es que no consigo deshacerme de los kilos que me sobran y que me veo aún rellenita y algo fofa, quizá porque tras mi primer parto recuperé mi peso en un semana y perdí la barriga en seguida y ahora aún ando medio “embarazada”. He empezado a hacer algo de yoga, pero la verdad es que me cuesta un montón encontrar un rato para ponerme a ello y cuando lo consigo lo normal es que alguien o algo me interrumpa a los 10 minutos. No quiero tener que comprarme ropa nueva, pero si al final el invierno se hecha encima no me va a quedar más remedio que ir a buscar nuevos pantalones. Ufff. Con la pereza que me da!

¿Y vosotras? ¿Cómo fueron vuestros postpartos?

Anuncios

Etiquetas: ,

2 responses to “El fin de la cuarentena”

  1. nosoyunadramamama says :

    Cuànto me alehro!!!! Y además, coincido en mucho contigo. El segundo postparto estupendo gracias a q no hubo q hacer episiotomía, y el mismo dia q me dieron el alta ya estaba comiendo en un restaurante,jeje… Desde luego, creo q la diferencia entre primero y segundo es enorme!!! Lo único distinto a tí es q en el primer embarazo engordé 18 kilos y en el segundo 9, x lo q fue en el segundo en el q me quedé estupenda,jeje… Resumiendo, soy de las q pienso q con el segundo todo son ventajas salvo q, al tener otro hijo, el tiempo q les dedicas a cada uno es mas escaso… A disfrutar y por los kilos aún no t preocupes!!!

  2. norgwinid says :

    Sí, se nota tanto en el embarazo como después que ya no es el primer churumbel de la casa! Qué falta de tiempo y de brazos! Los kilos me preocupan sólo relativamente (con la primera subí 9 y ahora más o menos lo mismo), es por la pereza que me da ir de compras a buscar una talla más de todo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

A %d blogueros les gusta esto: