10 cosas que hubiese querido saber antes de ser madre

1. Nunca se tienen suficientes bodys. Puedes pensar que sí, pero no. Cuando no están sucios, están secando, en la lavadora o puestos. Si alguien no sabe que regalarte, ¡dile que bodys!

2. Vas a estar más veces enferma que nunca antes en toda tu vida. Es el famoso efecto “virus de guardería”.  Desde que la Enana empezó a gatear con siete meses y, en consecuencia, a interactuar con su entorno, empezamos a caer todos como chinches: gripes, otitis, conjuntivitis, gastroenteritis y todo tipo de itis… Eso sin contar con un dolor de espalda permanente, fruto de las malas posturas al amamantar, cargar criaturas en brazos o cambiar pañales “n” veces al día.

3. El llanto del bebé está genéticamente programado para ser insoportable.  Así de simple. Una no puede oír llorar a un bebé y seguir con lo que está haciendo como si nada. Es un sonido que crispa los nervios y que exige atención inmediata, quizá como mecanismo de supervivencia heredado de nuestros ancestros más ancestrales. Prepárate a sufrirlo y acapara grandes dosis de paciencia.

4. Cuando hay niños en casa, las cosas que buscas pueden aparecer en los lugares más insospechados. Como una horquilla dentro de una bota o las llaves del coche en la bolsa de los pañales. Un consejo: revisa periódicamente la caja de los juguetes, encontrarás mil y una maravillas allí guardadas.

5. Todo el mundo sabe más sobre tus hijos que tú misma. Y no me refiero sólo a padres y suegros, que sería comprensible. No. Hablo de TODO EL MUNDO: La vecina del quinto, la panadera de la esquina, el bedel del colegio, tus amigas sin hijos… Cualquiera se siente obligado a darte su opinión sobre la crianza del churumbel, aunque no la quieras o no la hayas pedido y a criticar lo que sea que estés haciendo: ¿No das el pecho? ¿Pero aún toma teta? ¿Por qué no le quitas ya el pañal? ¡¡¡¡¿Se lo vas a quitar ya?!!!! Eso son gases. O está estreñido. O le están saliendo los dientes y para eso lo mejor es X y no lo otro que estás haciendo. Asume que esto va a pasar e intenta afrontarlo con tu mejor cara de póker y la más amplia de tus sonrisas.

6. Ir sola al supermercado es el equivalente a pasar una tarde en el spa ¿Antes de ser madre te aburría ir a la compra? Prueba a hacerlo con una niña que corre por los pasillos y que te pide pipí en la cola de la carnicería o con un bebé que llora a pleno pulmón. El día que vas sola por primera vez tras haber pasado por paritorio te entran ganas de darle conversación a la cajera para que aquello no se acabe tan pronto.

7. Hablar con diminutivos será tu forma habitual de comunicación. Cuando te sorprendes llamando “caquitas” al enorme mojón que tu hija acaba de plantar en el orinal, te das cuenta de hasta qué punto has dejado ser lo eras…

8. Las toallitas húmedas son el segundo mejor invento de historia, en cuanto a bebés se refiere (el primero son los pañales desechables). No sirven sólo para limpiar el culete a los niños. Acabas limpiando con ellas hasta el salpicadero del coche. Sabrás que una mujer es madre si al abrir su bolso te encuentras un paquete de toallitas.

9. Cada vez que enciendas la televisión, estará puesto el canal que toque de dibujos animados. No falla. Quieres ver las noticias y te sale la Abeja Maya (o el feo de Bob Esponja). Y lo peor es que a menudo te tiras 10 minutos viéndolos actuar, sin darte cuenta de que existen los mandos a distancia y puedes cambiar de canal.

10. Nunca volverás a tener una conversación con tu pareja de más de dos minutos sin algún tipo de interrupción. Aprende a ser escueta y a no irte por las ramas y, por Dios, aprovecha bien las siestas.

 

 

Anuncios

Etiquetas: ,

5 responses to “10 cosas que hubiese querido saber antes de ser madre”

  1. nosoyunadramamama says :

    Ir sola al supermercado es…emocionante!! Tener una conversación con tu pareja es casi imposible, pero aún puedes tenerla mientras en bebés…después de los 2-3 años, olvídate!

  2. norgwinid says :

    Jajaja. Sí. El principal problema para conversar aparece cuando las criaturas quieren participar también en la charla! Mi Enana es imposible para esto, no se calla ni debajo del agua ¡Pero si habla hasta en sueños!

  3. Mila says :

    Me he sentido plenamente identificada con todos los puntos pero muy, muy en especial, con el de ir sola al supermercado; yo tuve gemelos, pase de ser una soltera indepentiente y anti delantal, a tener gemelos… el primer día que fuí sola al Día me sentí como si hubiera salido de Sing, Sing después de 20 años. Estaba tan nerviosa que me leí todas las etiquetas de los productos, no quería que se acabara nunca

    • norgwinid says :

      Ahhhh, si es que el momento compra es inolvidable. Y eso que sólo se trata de ir a por leche o por patatas. El día que pueda ir yo sola de rebajas voy a tener que pellizcarme para creérmelo!

Trackbacks / Pingbacks

  1. Dos años menos un día | Mamá en el Siglo XXI - 6 marzo, 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

A %d blogueros les gusta esto: