Hace un año…

El sábado hace exactamente un año. El 7 de marzo. Ese fue el día en que escribí mi primera entrada en este blog. Lo abrí por varias razones, la primera de ellas porque estaba muerta de miedo. Acababa de quedarme embarazada justo un mes después de haber sufrido un aborto y en vez de felicidad sentía auténtico pavor. Me pasaba el día metida en internet, agobiándome con estadísticas y posibilidades, leyendo sobre abortos de repetición, embarazos ectópicos y todo lo que podía ir mal en el primer trimestre. Llegó un momento en que, o desenchufaba el ordenador o me volvía loca y como por mi trabajo no me quedaban más bemoles que pasar 8 horas al día delante de una pantalla, pensé que si abría un blog y me obligaba a escribir en él cada vez que sentía el impulso de comprobar si mi dolor de hombro tenía algo que ver con un posible aborto, ganaría en salud mental. Como de hecho así fue. Escribir aquí me permitió llevar mi segundo embarazo con mucha más tranquilidad y alegría y ya sólo por eso el siete marzo merece una pequeña celebración.

Otra buena razón para abrir este espacio de desahogo personal fue que me quedé sin mi mejor amiga. Así, de pronto. La crisis la obligó a marcharse de nuestra pequeña ciudad, casi de la noche a la mañana, dejándome huérfana de muchas cosas. Fue ella la que me enseñó a usar el calienta-biberones y el sacaleches cuando fui incapaz de darle el pecho a la Enana durante sus primeros meses de vida. También fue ella la que, con un sólo vistazo, se dio cuenta de que tenía una mastitis y me mandó cagando virutas al médico a poner remedio al asunto. En su casa, justo enfrente de la mía, pasamos mi hija y yo muchas tardes de frío y lluvia, en las que no era posible ir al parque y muchas mañanas soleadas de domingo compartiendo juguetes en el jardín. Mis pequeñas han llevado (y todavía llevan) la ropa de sus hijas, algo mayores. Aún hay en mi casa juguetes “donados” a la fuerza ante la imposibilidad de meterlos en el nuevo hogar… Era a mi amiga a la que consultaba mis dudas de madre primeriza y asustada, a la que hablaba de mi suegra, despotricaba de mi jefe o criticaba, cual vieja del visillo, al resto del vecindario. Y, de repente, se fue. Y yo me quedé sin madres amigas con las que sobrellevar las noches sin dormir, la fabricación de purés y las interminables tardes de parque. Así que me dije: “nena, mira a ver si esto de la internés sirve para algo más que mandar correos, que si otras lo han hecho, tú también. Que vales mucho”. Y en ello me metí. No es lo mismo, es cierto, pero aquí he encontrado una pequeña válvula de escape al estrés cotidiano, una forma de hablar con gente con los mismos problemas tontos que yo, pero que a veces se me hacen muy cuesta arriba… Echo de menos a mi amiga, y me gustaría tenerla de vuelta, pero como no puede ser por lo menos me desfogo dándole a la tecla. Jolín.

Finalmente, lo que me decidió a escribir un blog fue el pensar en todo lo que me habían ayudado a mi las mamis blogueras que leía habitualmente. Esa pequeña tribu virtual con experiencias tan similares a la tuya que dejas de sentirte un perro verde por, por ejemplo, echarte a llorar a las tres de la mañana cuando tus hijos se niegan a dormir y tú ya no sabes qué hacer para no morir en el intento de ser una buena madre. Yo empecé buscando historias de partos como una forma de superar el trauma que me causó el nacimiento de mi primera hija, en un esfuerzo por comprender qué había fallado exactamente, por qué me sentía tan mal con algo que debería haber sido hermoso, íntimo y perfecto. Luego, empecé a leer sobre lactancia, el sueño del bebé (¡aing, que noches aquellas!), sobre la vida cotidiana de una madre con hijos en los días de hoy y todo, todo, me sirvió de ayuda. El sentido del humor de unas, la sensatez y sentido común de otras, las vivencias personales de todas. Sé que mi caso no es único ni excepcional pero también estoy convencida de que, desde mi experiencia, puedo ayudar a otras madres o futuras madres igual que ellas me ayudaron a mi. Así que estoy abierta a ideas y sugerencias, a temas varios que a lo mejor a mi ni se me han pasado por la cabeza pero que a vosotras os inquietan y si todo va bien y el universo lo permite, espero cumplir otro año por estos lares, dando mucho la vara y poniéndoos al día de las andanzas de mi Enana y de la pequeña Tulga.

Madres frikis del mundo, va por vosotras.

Anuncios

Etiquetas: , ,

5 responses to “Hace un año…”

  1. Diario de una Mami says :

    ¡Muchas felicidades por tu primer aniversario como mami bloguera! 🙂

    La verdad es que mola encontrar a otras mamás con las que poder desahogarte y contar tus cosas, aunque sea virtualmente.

    Seguiré leyendo tus historias. 😉

  2. Mamá en tocata y fuga says :

    Querida mamá, yo también me quedé huérfana el día que dejé el otro lado de la calle, lo que para mí, que nunca he tenido hermanas, fue dejar algo que me había costado mucho conseguir. Si yo te di consejos, tú me diste tu apoyo y tu cariño cada día, cada tarde, cada noche sin dormir y mañana con ojeras y malos pelos. Cuando llegaron los días de enfrentarme a la vida más al sur y después de muchas lágrimas, las tardes pares imaginé que más allá del patio, al otro lado de la calle, allí estabas, pero que no podías venir porque te había salido un imprevisto en el trabajo; y las impares que en cualquier momento tocarías el timbre. Gracias por tus palabras. Ojalá pronto puedas venir unos días a retomar algo del tiempo perdido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

Blog de Madre

Desdramatizando el mundo maternal

A %d blogueros les gusta esto: