Gatear es para gatos

Esa debe ser la opinión de Tulga porque ha decidido que no gatea. Que pasa. Lo de moverse está bien, eso sí. Una puede coger el juguete de plástico del chucho y lamerlo a placer aunque mamá lo haya puesto a buen recaudo en el pasillo, pero gatear no. Mejor arrastrar el culo. Y bueno. A lo mejor ayudarme de una mano, a modo de remo, para ir más rápido. La otra la necesito libre para chuparme el dedo o coger el susodicho juguete. Que por si no ha quedado claro antes: ¡ES DEL PERRO!

Y es que Tulga ha decidido romperme todos los esquemas, para que luego digan que la experiencia es un grado y que siendo bimadre ya debería saber de qué va la feria. Y no. Ni pajorera idea, oigan.

La Enana gateó muy pronto, con poco más de siete meses, y lo hizo con un estilo clásico y depurado: si buscas “gateo” en el diccionario te sale una foto suya en pleno proceso. Se dedicó a recorrer la casa a cuatro patas una buena temporada y un mes antes de su primer cumpleaños echó a andar cual gacela. Yo esperaba algo parecido, aunque fuera ligeramente, por eso de que las criaturas comparten ADN, sin embargo, desde el mismo momento de su nacimiento la Pequeña optó por llevarme la contraria y convertir mi existencia en una sorpresa continua. Lo hizo con un parto exprés, de menos de cuatro horas, cuando con su hermana me tiré casi dos días completos, luego con una lactancia estupenda, sin problemas de enganche ni otras zarandajas a pesar de que yo iba dispuesta a hacer un mix de teta y bibe como en el caso anterior. Siguió sorprendiéndome con un sueño fácil y noches sin sobresaltos, con su anhelo por la hora del baño, con un peso tirando a escurrido a pesar de ser buena comedora o con las encías vacías hasta los ocho meses (ahora va por ahí con un sólo diente. UNO SOLO. Que entre eso y la falta de pelo empieza a recordarme a Gollum del Señor de los Anillos ¡Ainsssss!).

Con semejantes antecedentes nada debería perturbar mi ánimo, pero el día que la vi arrastrar el pandero por medio salón, con el mentón sobresaliendo del esfuerzo, hasta llegar hasta la pelota de Dora la Exploradora y ponerse a chuparla con gran satisfacción, me quedé ojiplática. Pero, bueno ¿¿¿¿¿¿¿qué esto??????? ¿¿¿En serio???? ¿¿¿¿Tu primera opción de desplazamiento implica limpiarme el suelo con el pañal?????¿¿¿¿¿No has encontrado un sistema mejor, alma de cántaro??????

Pensé (porque a veces me da por ahí. Fíjate) que sería solo una fase. Que Tulga estaría experimentando con su cuerpo y esas cosas y que al final descubriría que, si se pone a cuatro patas, la fricción es menor y el movimiento más rápido.

Me equivocaba.

Lo único que ha hecho estas últimas semanas ha sido mejorar su estilo y aumentar, exponencialmente, la velocidad de manera que si antes tardaba – pongamos – dos minutos en salirse de la alfombra ahora en ese tiempo la tengo camino de la parada de autobuses. He intentado que su hermana me la vigile un poco, pero la última vez que lo hizo Tulga acabó con el orinal de sombrero, así que he decido cambiar de táctica. Mi nuevo (y revolucionario) sistema consiste en cerrar puertas. Toda la casa a cal y canto, ala. Y que la Peque arrastre el culo por donde quiera.

Este fin semana coincidimos en el parque con una niña un par de meses mayor que Tulga y cual fue mi pasmo cuando vi a la jovenzuela gatear de forma muy similar a mi pequeña rana: dando saltos con el pompis y ayudándose de las manos para dirigir la marcha. Verla me hizo suspirar de alivio. O sea, que no es tan raro. Que hay más bebés por ahí pasando de los cánones. Si ya debería saberlo, pero claro comprobarlo en vivo y en directo cambia las cosas… Ahora mi preocupación es otra: la reciente manía adquirida por mi segundo retoño de ponerse de pie aferrada a lo que sea para, a continuación, intentar dar un par de pasos y esmorrarse contra el suelo. Que no voy a ganar para Arnidol, por Dios!

¿Y vuestros churumbeles? ¿Cómo empezaron a moverse? ¿Gatear, al final, es para gatos?

Anuncios

Etiquetas: , ,

9 responses to “Gatear es para gatos”

  1. Mamá Zombi says :

    ¡Qué gracia! Yo de N me espero cualquier cosa… Ahora está en la fase de tirarse en plancha desde la posición sentada… y se queda como un bicho aplastao hasta que se cansa y protesta. Mi mayor gateaba con bastante estilo, pero le duró poco porque enseguida se echó a andar. A ver qué pasa 😉

    • Norgwinid says :

      Lo de tirarse en plancha me suena a mi también… Si es que son unos Kamikazes de mucho cuidao. A mi lo que me más me preocupa es que con este sistema se roza toda la pierna y se le pone la piel colorada como un tomate. Con pantalones la veo todo el verano!!!!

  2. nosoyunadramamama says :

    jajajaja, si te sirve de algo, Alfonso gateaba con una sola pierna, a la otra no le daba utilidad alguna…tengo pruebas, vamos, documentos gráficos y audiovisuales, jajaj… No te preocupes, esto de la maternidad da sorpresas, yo esperaba q el tercero comiera igual de bien y todavía no le ha encontrado el gusto a la fruta (mueroooo como sea así siempre, jajaja))

    • Norgwinid says :

      Si es que hay que reivindicar el derecho a ser primerizas siempre!!! Que hay cosas que me pillan de nuevas!!! A ver si al peque se le despierta pronto el gusto por la fruta… aunque está preciosísimo y muy grande!!!

  3. Diario de una Mami says :

    ¡Jajaja! Lo de arrastrar el culo es un clásico, don’t worry. Pegotito gateó de forma clásica bastante tarde, a los 10 – 11 meses aprox. Al principio iba para atrás, como los cangrejos. 😉

  4. Norgwinid says :

    Jajaja. El estilo cangregil ya lo he visto en algún otro bebé de la vecindad, aunque por lo menos es a cuatro patas!!! Que no doy a basto limpiando culeras de bodys y pantalones!!!

  5. marifififi says :

    Jajajaja, minififi gateo con 9 meses, al principio de una manera muy rara, luego ya bien. Pero el sistema de arrastrar pandero también lo he visto, jajaja. Besicos

    • Norgwinid says :

      Sí debe ser más común de lo que yo imaginaba… Pero es que es para quedarse ojiplática de los esfuerzos que hace para arrastrarse por toda la casa!!! A ver si se anima y pule su estilo aunque yo la veo más bien echando a caminar tal que ya…

      • marifififi says :

        De momento puedes probar a ponerle una mopa pequeña en el culete y me río yo de la roomba esa 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

A %d blogueros les gusta esto: