Uno más uno no son dos

Que no. Que no me salen las cuentas. Uno más uno no son dos. Por lo menos son 5. O si me apuras 40. Porque no doy a basto y con dos hijas debería hacerlo, ¿no? Que ellas son pequeñas y yo grande, que diría Coco de Barrio Sésamo. Y sin embargo, ando desbordada, al borde del colapso y con ganas de ser malamadre y largarme tres días a hacer Tai-Chí o alguna otra zarandaja oriental que sirva para aquietar el espíritu. Vamos, que me tienen harta. Y no es sólo por los berrinches, la falta de sueño y el calor (que también) sino por la imposibilidad de lidiar con dos criaturas con necesidades diferentes y, en ocasiones, diametralmente opuestas. Me explico. Tulga va a cumplir diez meses, aún toma pecho a demanda y para ella el no va más es comer plastilina o chupar el mando a distancia, a ser posible, desde el regazo de su madre. Además, de un tiempo a esta parte, ha descubierto que arrastrar el culo está bien, pero que existe otro medio de locomoción bastante efectivo como es ponerse de pie agarrada a unas manos dadivosas y caminar, preferentemente en círculos o en dirección al cuarto de baño que le produce una especie de atracción fatal. La Enana (voy a tener que dejar de llamarla así porque me llega casi al pecho y pesa la mitad que yo) va a hacer tres años y medio, habla con fluidez y soltura, le gusta la piscina, ver dibujos (para ella Frozen puesto en bucle sería la repera),  y cuando pide que le lea un cuento suele venir con un cargamento de al menos tres libros, para que la cosa dure más. Con estas premisas imaginaros las siguientes escenas:

ESCENA PRIMERA (En casa. 16:15 horas):

Enana: Mamá, léeme “Los tres cerditos” y luego este cuento, este y este también, que hace mucho que no los leemos (véase ayer mismo).

Yo (caminando en círculos con el bebé): Espera un ratito, hija que ahora no puedo ¿Por qué no se lo pides a papá?

Enana: ¡NOOOO! ¡Papá no! Tú.

Yo: Cariño, pues entonces espera un segundo que estoy con tu hermana (de camino al cuarto de baño. Deriva: escobilla del váter)

Enana: ¡No quiero esperar! Suelta ya a Tulga y léeme “Los tres cerditos” ¡Ahora!

Resultado: Pollo garantizado.

ESCENA SEGUNDA (En la piscina. 20:00 horas):

Yo: Amor, sal del agua que nos tenemos que ir a casa.

Enana: No. Un ratito más, mamá, por favor.

Yo: No puede ser, vida. Tu hermanita está cansada, hay que ir a casa a bañarse y cenar (De fondo: Tulga mugiendo como una vaca mientras me araña con sadismo el escote intentando llegar a un pecho)

Enana: ¡Pues yo me quiero quedar más rato! ¡No estoy cansada y no me quiero duchar!

Yo: Cariño no me hagas perder la paciencia. Venga, vámonos (mugidos en aumento. Finalmente, teta fuera del bikini).

Enana: ¡Qué no y qué no!

Resultado: Pollo garantizado.

ESCENA TERCERA (Día siguiente. Hora de la merienda):

Enana: ¿Qué me vas a dar hoy?

Yo: Bocadillo de mortadela y una manzana.

Enana: ¿Y Tulga?

Yo: Ella tiene su puré de frutas, vida.

Enana (con tono pensativo): Ummm. Se lo voy a cambiar.

Yo: No, que Tulga es pequeña para la mortadela.

Silencio de cinco segundos (si pensáis que es poco, probad a contar hasta cinco despacio. Os haréis una idea de la inquietud que provoca. Ni Hannibal Lecter da tanto miedo).

Me doy la vuelta para buscar una cuchara. Al girarme, 15 milésimas de segundo después, Tulga tiene un trozo de mortadela en la boca y la Enana está lamiendo el puré de frutas de su hermana.

Resultado: Pollo garantizado.

ESCENA CUARTA (Hora de dormir. Tulga llora a pleno pulmón porque hace calor/no quiere estar en la cuna/quiere más teta):

Enana: Mamá, Tulga no me deja dormir.

Yo: Lo sé, hija, espera que me la bajo al salón para que no te moleste.

Enana: Noooo, quédate conmigo. Léeme un cuento.

Yo: Cariño, no puedo leer nada con Tulga llorando en brazos. Deja que la tranquilice primero.

Enana: Pues déjala en la cuna y túmbate conmigo.

Yo: Pero ¿no ves que no vas a poder descansar con ella así? Voy fuera hasta se duerma y ahora vuelvo.

Enana: Entonces yo me levanto…

Resultado: Pollo garantizado.

FIN DEL PRIMER ACTO

Y así todos los días.

No sé si cuando las criaturas tienen la misma edad (como en el caso de gemelos o mellizos) es todo más sencillo o si el caos es igual de absoluto que cuando los hermanos se llevan dos o tres años. Unos gemelos, por ejemplo, tienen el mismo ritmo de comidas y siestas (aunque uno sea más dormilón que el otro, vale) y no hay juguetes, alimentos o situaciones potencialmente peligrosas para uno de los miembros de la pandilla… Porque esa es otra: he tenido que recoger todos los trastos de la Mayor con piezas pequeñas o desmontables, susceptibles de ser tragadas por un bebé curioso, con el consiguiente- y lógico- disgusto por su parte. Ahora los juguetes prohibidos están en una caja en un lugar elevado y cuando quiere verlos tiene que pedírmelos y jugar bajo estricta supervisión. Que mi casa empieza a parecer un gulag, por Dios. Y por si todo esto fuera poco, se acerca septiembre y el inicio del cole para mi Enana (ains qué mayooooooor!!!) lo que nos va a obligar a duplicar esfuerzos de organización e intendencia para poder llevar cada mochuelo a su olivo a tiempo y no llegar tarde al trabajo, buscar campamentos de verano para el mes de julio y apuntarla al comedor… Con lo feliz que era yo con las dos juntas en la misma guardería. En fin.

Para terminar os dejo mis primeros cuatro nominados para el premio Excellence que en su día me otorgó Mamá Caótica (os debo seis más, pero estoy en ello. Palabrita del niño Jesús):

1. Mulher que corre com lobos. Una mami brasileña con mucho sentido del humor.

2. Una mami alternativa. Con bebé alternativo a puntito de llegar al mundo, sus historias no tienen desperdicio.

3. El rincón de Mixka. Lo conocí hace poco y ¡me encanta!

4. y Creciendo con nuestro cachorro. Con las ideas claras y una buena pluma.

¡Felicidades a todas! Ya sabéis qué os toca: 1. Escribir sobre lo que sientes y tus motivaciones al recibir el premio; 2. Poner en tu blog la imagen del premio; 3. Dar el premio a 10 blogs y 4. Seguir a quien te ha nominado. Ah, y si tenéis un rato, también podéis echarme una mano para que me salgan las cuentas y uno más uno empiece a ser dos. Plis.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

12 responses to “Uno más uno no son dos”

  1. dtradiciorece says :

    Ostras! si que tiene que ser difícil, si una ya es complicado dos desincronizadas no quiero ni imaginar. Una conocida tiene gemelos y si bien de bebes era una locura iban más coordinados, de hecho el problema es que querían lo mismo a la vez y era un poco difícil de coordinar. Ahora que son un poco más mayores son bastante independientes xq se tienen el uno al otro.

    • Norgwinid says :

      Es lo que yo pienso también. Mi amiga N. está esperando mellizas y estoy segura de que los primeros meses serán una locura (sobre todo por las noches!) pero en cuanto empiecen a ser miniseres en vez de recién nacidas la cosa será más fácil porque comerán lo mismo, dormirán las siestas a la vez, jugarán con los mismos juguetes, se entretendrán con las mismas cosas, irán juntas a la guarde y al cole… y lo que es más importante no sabrán qué son los celos, porque desde el principio la atención de todo el mundo (papis, tíos, abuelos, etc.) se habrá dividido entre ellas y no habrá una usurpadora de los brazos de mamá… Son suposiciones, claro, así que si hay una bimadre de gemelos por ahí que me lo confirme!!!

  2. Mamá Zombi says :

    Pues igualito que tú estoy, 2 años y medio vs 8 meses… el pollo es menú del día seguro. Y aún hay quien me dice que soy demasiado blanda con la mayor y por eso monta tantos pollos. ¡Anda ya, a freír morcillas! Tendrían que convalidarnos un master en gestión estratégica o algo parecido por lo que estamos haciendo. Mi inventiva, paciencia y previsión se han multiplicado por 100. ¡Ánimo! 🙂

    • Norgwinid says :

      Sí, a mi también me dicen que soy blanda con la Mayor y no. Soy muy dura (o eso me parece a mi), no le consiento más tonterías que las justas, pero no puedo perder de vista que tiene tres años, y que hay cosas que le resultan difíciles de entender. Entre ellas el que tiene que esperar… Ains. El rango de general me tendrían que dar!!

  3. entremishoras says :

    Ufff me he visto identificada!!! Ahora Niño tiene 3 años y medio y Niña tiene dos…. Ahora empiezan a ir un poco acompasados, pero es que al llevar distinto ritmo y ser aún pequeños es una locura atenderlos a los dos!! Además a mí también me pasa que sólo quieren que les haga yo las cosas, y además Marido está muchas horas fuera, con lo que muchas veces me desbordo! Yo ahora también pienso que tener gemelos debe ser más fácil, porque aunque los primeros meses sean más duros, luego te adaptas, van creciendo a la vez y tienen las mismas necesidades más o menos, pero así es que te tienes que dividir en dos!!

    • Norgwinid says :

      Si es que a veces faltan manos, a que sí? Lo que peor llevo es la diferencia de horarios y rutinas, sobre todo, los fines de semana, porque la Peque come antes que nosotros y luego se echa la siesta, y la Mayor a veces no tiene espera, quiere comerse el puré de la hermana y no su comida o se pone a montar barullo mientras la otra duerme… En fin. Un caos!

  4. Diario de una Mami says :

    Ups… Y me quejo yo de los pollos que me monta Pegotito, que con sus 21 meses tiene un carácter que ni el Risto Mejide. Mucho ánimo, que de todo se sale, como diría mi madre. 🙂

  5. nosoyunadramamama says :

    Pues cuando la pequeña empiece a caminar, prepárate!!!! vamos, yo hasta que Rafa no empezó a andar, lo de tener un bebé y un niño de 2 años no llegó a agobiarme demasiado..pero fue echar a correr y dioossss!!! Y ahora estoy igual, que me estresan los dos mayores y el bebé genial pero cuando corra, esto va a ser la guerra!!! pero sí, con los hijos 1+1 no son dos!!

  6. Norgwinid says :

    Ay que miedito me das!!!! Y yo que pensaba que cuando Tulga fuera un poco mayor las cosas serían más simples!!!!! En fin, habrá que echarle inventiva al asunto. Besos!

  7. una mami alternativa says :

    Oye!!! Q llego a tu blog de casualidad y veo que me has nominado!! Gracias! Menudo valor, lidiar con dos personajillos de edades tan diferentes!! Muchos animos, supermami!!!

    • Norgwinid says :

      Gracias a ti por los ánimos que no sabes cómo los necesito!!! La verdad es que se me olvidó pasar por vuestros blogs para avisaros del premio… Soy un desastre total 😦
      Felicidades y bienvenida!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

A %d blogueros les gusta esto: