Yo, yo misma y mis hormonas

Tengo las hormonas revolucionadas. Es un hecho. No sé si es por la lactancia, porque aún no me ha venido la regla tras el parto de Tulga, porque estoy ovulando o porque la Madre Naturaleza tiene un sentido del humor difícil de pillar. El caso es que llevo una temporada sin vivir en mi, que diría la Santa. Vamos, que empiezo a sufrir un claro caso de bipolaridad manifiesta. Por un lado, ando más caliente que el palo de un churrero, como dicen en mi pueblo, con ganas de tirarme a todo lo que se menea. Por el día, voy persiguiendo al costillo por las esquinas intentado convencerle de “echar unas risas”, y por las  noches me asaltan todo tipo de sueños erótico-festivos, que van desde el porno duro a la escena romántica de peli de sobremesa.

Y lo peor es que paso de querer que me pongan mirando a Cuenca a no soportar ni que me rocen en cuestión de minutos. Es más, a veces miro al marido y me entran ganas de apartarlo con un palo (aunque no de churrero).

Item más.

Me asalta la misma ambigüedad emocional cuando estoy con mis hijas. Juro por Santa Padera mártir que hay días en los que me gustaría hacer la maletas y largarme para siempre. Adiós, adiós, acordaros de mi, y si te he visto no me acuerdo. En cambio en otros momentos me las comería besos. Me parecen las más guapas, las más buenas, las más listas del mundo mundial y me siento malamadre por haber perdido la paciencia 10 minutos antes, por haber gritado, reñido y deseado vender a un circo a mi primogénita o por dejar desgañitarse a la menor mientras fregaba los platos de una puta vez. Pero eso no es todo.

Hay más.

De un tiempo a esta parte he vuelto a sentir “la llamada”. O dicho de otro modo: el deseo irrefrenable de traer un bebé a este mundo. Mi mente racional sabe que no es buena idea. Que estamos bien así. Que dos niñas dan suficiente trabajo como para, en cima, introducir un tercero en discordia… y eso por no hablar de que el costillo prefiere cortársela y dársela de comer a los cerdos antes que ampliar la familia. Lo sé. Soy consciente de ello, pero no puedo evitarlo.

Se me van los ojos detrás de cuantas embarazadas se cruzan en mi camino. Las veo por todas partes, como si fuesen una plaga. Giro la cabeza y ¡ala! bombo al canto. Me llama una amiga y está preñada… ¡empiezo a tener complejo de amuleto de la fertilidad! Y todo porque, el otro día, aprovechando que tengo en casa a padres y suegros, decidí organizar los armarios, guardar la ropa de verano, colgar la de invierno, ver qué tengo y qué hace falta. Vamos, lo de cada cambio de estación. Y mientras doblaba y metía en cajas con mucho mimo los minivestidos de Tulga, los pijamitas de bebé y las chaquetas tamaño Nancy empecé a preguntarme: ¿Para qué? ¿Para quién? ¿No sería mejor donar todo eso a la beneficencia o tirarlo directamente a la basura? Se acabaron los recién nacidos en casa. Ya está. Punto final. No tiene sentido seguir llenando hasta arriba los armarios con trastos que nadie va a necesitar…

Me puse un poco mohína, se me empañaron los ojos y tuve que dejar de ordenar y ponerme a fregar baños con la esperanza de que los vapores de la lejía me despejaran la cabeza. Pero no.

A lo mejor es porque dentro de poco cumplo 38 años y empiezo a ver cerca los 40 y el fin de una era. O porque Tulga, después de un verano mamando intensivamente, hasta el punto de volver a tenerme como única fuente de alimento durante semanas, ha decidido de pronto que la teta ya no le mola. A ver, si le pongo un pezón delante de la boca lo coge y lo chupetea un rato, que no es tonta. Y por las noches y mañanas me sigue prefiriendo a cualquier otro alimento, pero ha habido días en los que sólo ha mamado por la mañana y en su (única) toma nocturna, decantándose por la fruta, el yógur, las galletas o cualquier otra cosa en el entreacto. Puede que se aproxime su destete y yo me quede definitivamente sin bebé. O a lo mejor es una fase y luego vuelve al redil. En cualquier caso me causa desazón, porque no hay más. Finito.

Y no sé si estoy preparada.

Por eso creo que mis hormonas están bailando un zapateado en mi cerebro. Quilla. Arsa. Olé! Intentan convencerme de que vuelva a pasar por el aro y nos convirtamos en familia numerosa, que donde caben dos caben tres, como en el anuncio de Ikea. Y lo peor es que no hace falta que se esfuercen tanto porque ya me tienen en el bote y suspiro al ver una barriga. Y lloro al guardar la ropita de mi bebé.

En un mundo paralelo seguro que estoy casada con un futbolista famoso, tengo de profesión mis labores y a estas alturas voy por mi sexto churumbel. Pero en este mundo de acá las cosas son como son, así que espero que me venga la regla pronto a ver si de ese modo recupero el control de mis emociones por lo menos durante 25 ó 26 días al mes, porque – francamente- ¡empiezo a estar hasta el moño!

Anuncios

Etiquetas: ,

9 responses to “Yo, yo misma y mis hormonas”

  1. Diario de una Mami says :

    Uff, te entiendo… Yo también soy un saco de hormonas con patas. Lo malo es que yo volví a ser mujer hace un año y qué quieres que te diga, no he vuelto a ser la misma.
    Me encantaría volver a ser madre, pero estando en el paro igual no es buena idea. Pero claro, el tiempo pasa y no voy a ser eternamente joven. Y, además, el curro se resiste a aparecer. Ya no sé si echar el CV para limpiar escaleras (con todos mis respetos a las limpiadoras), eliminando licenciaturas y demás estudios. 😦

    • Norgwinid says :

      Está claro que si nos ponemos a pensar nunca es el mejor momento para nada. Nosotros retrasamos mucho el tener hijos porque siempre había que esperar un poco más, a ver si el año que viene me hacen fijo, a ver si la cosa se estabiliza en el curro, a ver si llueven donuts y nos ahorramos el desayuno…. Al final o te plantas y sigues con tu vida o te mueres esperando el momento. Y sí, lo del trabajo es una caca de vaca!

  2. almademami says :

    Jo somos unas autenticas víctimas de nuestras hormonas!! 😦 es una locura!! Yo 10 meses después de dar a luz voy recuperandome a mi misma… Hija paciencia poco a poco volverás a tu ser ya veras! Es una pena q tengamos q dejar nuestro instinto maternal a un lado por el rollo del dinero o del tiempo para cuidar a nuestros niños…esta sociedad es tan contra natura :(… Aun tienes tiempo de q te toke la lotería o de convencer al costillo!! Jejje un besote!

  3. lamamadealvaro says :

    Jajajaja, lo que me he reído con tu post y cómo me he sentido de identificada. Aquí otra con las hormonas revolucionadas y a 2 semanas de salir de cuentas.
    Si encuentras el remedio para estabilizarlas compartelo 😉

  4. nosoyunadramamama says :

    Olvídalo!!! no son hormonas, hace ya meses que dejé de darle el pecho al peque y mi instinto maternal sigue a flor de piel…lo peor es que tengo un bebé de 9 meses y en total tres hijos!!! Pero yo no me planto, me niego!! q va…guardo la ropa de bebé…por si acaso! q oye, tengo 33 años y aún hay tiempo de convencer a maridín!! somos así, punto…no tiene nada q ver con la lactancia…

    • Norgwinid says :

      Pues me dejas fatal!!!! Yo esperaba que todo fuese culpa de las hormonas y que cuando regresara la regla todo volvería a la normalidad… pero si me dices que nanai me va a dar un pa’yá!!!! Si es que lo paso fatal. La peque acaba de hacer un año, corre que se las pela, come a cuatro carrillos y si no fuera porque no tiene un pelo en la cabeza, ya no sería un bebé ¡y yo cumplo 38 en octubre! ¡Qué tampoco puedo decir, bah, ya convenceré al costillo, o nos tocará la lotería, o aparecerá el trabajo de nuestras vidas!
      En fin. Dichoso instinto maternal!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

Blog de Madre

Desdramatizando el mundo maternal

A %d blogueros les gusta esto: