Dicen por ahí

Hace unos días Alma de mami lanzó una nueva sección en su blog con el interesante título de “Perdonaaaaaaaaa”. Y es que, como a todas, la maternidad le ha regalado algunas conversaciones  surrealistas, de esas que te dejan con la boca abierta y ganas de decir justamente eso… o de mandar a la mierda al interfecto. Yo he hecho un pequeño repaso de las frases que me han dejado a cuadros este último año (no me remonto más porque entonces en vez de una entrada escribiría un libro!) y he decidido compartirlas con vosotras.

Para que flipeis a colores.

  1. Number Guan: Este verano iba de paseo con mis churumbelas por el pueblo, cuando me topé con una vecina de mi madre, a la que hacía mil años que no veía. Como de costumbre, confundió a Tulga con un niño y cuando la saqué del error, se quedó mirando a la Mayor y le dijo: “Claaaaro. Si es que es fácil equivocarse. Anda, bonita, dile a tu madre que os ponga pendientes“. Pero vamos a veeeeeer ¿A caso no te has dado cuenta a la primera de que la Enana es de sexo femenino? ¿Necesitas algo más que su melena al viento y su vestido rosa para saber que es una niña? Pues, hermosa, debes hacerte un lío tremendo con todos los tíos que llevan piercings… Es más: no uses a mi hija para mandarme recados. Dímelo a mi directamente a la cara, que yo sí sé qué contestarte. Jolín ¿Me meto yo con tu permanente? No. Pues ale. Que corra el aire.
  2. Number Tú. Esta es recurrente y se produce cada vez que alguien ve a Tulga dedicada a su afición favorita: “Uy, se chupa el dedo, ¿por qué no le das un chupete?“. Por partes: le he ofrecido mil ciento dos tipos distintos de chupetes y no ha querido ninguno. Nada. Ni de silicona, ni de caucho, ni ergonómicos ni leches. Prefiere el dedo ¿Qué hago? ¿La obligo? Que sólo tiene 14 meses por Dios… Dos: todo el mundo ve con naturalidad que los críos succionen chupetes como si no hubiera un mañana y aún no me he cruzado con nadie que le diga a sus madres: “Uy, eso es un vicio muy feo ¿por qué no le das un trozo de manzana para que chupe algo saludable?”. Por fa plis. Dejad que Tulga se chupe el dedo tranquila. Ya tendré tiempo yo de quitarle la manía cuando haga falta.
  3. Number Fri. Otra frase repetida hasta la saciedad por todo tipo de personas (conocidas y desconocidas) cuando me ven amamantando a Tulga: “Pero, el pecho a esta edad lo usa de chupete, ¿no?“. He de aclarar que la primera vez que me soltaron la perla, mi Pequeña tenía sólo siete meses ¡Siete! ¿Qué pasa? ¿Que en cuanto el bebé prueba su primera cucharada de fruta hay que quitarle la teta a toda velocidad no sea que ambas cosas sean incompatibles? Vamos, hombre. La alimentación complementaria es eso: COMPLEMENTARIA ¿Y a qué complementa, os preguntareis vosotros, curiosos de playa y piscina que no dudáis en dar vuestra opinión sobre el tema? Pues A LA TETA O AL BIBERÓN. No va a ser al whisky. Así que no. No la usa de chupete. Come o bebe de ella, la cantidad que le hace falta en cada momento. Gracias.
  4. Number For. Situación: vecina ya mayor que me para por la calle poco después del nacimiento de Tulga y que se asoma al carrito para ver a la criatura. Tras constatar que es una niña, se gira a la Mayor que me acompaña y le suelta: “Así que una hermanita ¿eh? Dile a mamá que tú quieres un hermanito ¿Por qué querrás tener un niño, no?“. Por donde empiezo, alma de cántaro. En primer lugar, tú no eres quien para cuestionar mi vida reproductiva ni para insinuar que debo seguir teniendo niñas de manera indefinida hasta que me nazca un varón que, como todo el mundo sabe, es el mayor deseo de cualquier mujer que se precie. Lo mismito que en la Edad Media. Y en segundo lugar: dejad ya de dirigiros a mi hija para estas cuestiones. Tiene tres años. No pilla las indirectas, ni el sarcasmo (gracias a Dios, por otro lado) y no tiene por qué haceros de recadera. Mi Mayor no quiere un hermanito macho. Ni se lo ha planteado ¿Para qué confundís a la pobre criatura y me obligáis a mi a convencerla de que estoy feliz de la vida con el hecho incuestionable de que Tulga sea niña? Parece que es obligatorio tener la dichosa parejita para que la familia sea completa, cuando a mi me encantan mis hijas y no las cambio por todos los pitilines del mundo!!!!
  5. Number Faif. Poco después de reincorporarme al trabajo tras la baja de Tulga me puse enferma. Me tiré una semana y media con fiebre alta y sin otro síntoma que un terrible dolor de cabeza. Cuando vi que la cosa no remitía y que al final había tenido que faltar al curro un par de días por no poder con mis huevos, le pedí cita al médico. Éste, un señor mayor, muy majo y pachorroso, me miró sin mucho entusiasmo, me hizo una prueba de orina por si había infección (que no la había) y al final se decidió a recetarme antibióticos. Antes de que escribiera nada en el papel, le advertí que aún estaba amamantando a mi hija y entonces, él, el MÉDICO, me suelta: “¿Cuánto tiempo dices que tiene la criatura? ¿Casi cinco meses y medio? Pues ya está bien de teta, que si te pones mala solo puedo recetarte amoxicilina“. Alé. Con un par. Me parece flipante que mi médico de cabecera me recomendara destetar a un bebé de menos de seis meses sólo por si acaso tenía que recetarme algo más fuerte que la amoxilicina. La fiebre se me pasó a la segunda toma de antibiótico y no he vuelto a necesitar nada más desde entonces ¿Y si le hubiera hecho caso aquel día? ¿Y si fuese una primeriza asustada sin idea de nada y con fe ciega en el personal sanitario? Hubiese acabado de modo abrupto con una lactancia estupenda sin ninguna falta. En fin.
  6. Number Six. Cuando llevé a Tulga a la revisión de los 9 meses entramos en la consulta caminando, porque la chiquilla estaba en plena fase de “paso-de-arrastrarme-por-el-suelo-frío-así-que-dame-la-manita-mamá” y no había forma de llevarla de otro modo. Al verlo la enfermera de pediatría se echó las manos a la cabeza y exclamó muerta de risa: “Mira, Fulanita, ven, corre. Mira como esta peque de 9 meses se pone de pie y da pasitos agarrada a su madre… ¡Y está sólo con pecho!” ¿Pero qué le pasa al personal médico de esta, nuestra comunidad? ¿Es que si mi hija tomara biberón no sería raro que caminara con 9 meses pero si le doy teta sí? Venga, hombre, no me toques las narices…
  7. Number Seven. Un día tuve que ir al trabajo por la tarde (mi horario es sólo de mañana, pero en ocasiones me caen unas horas extra o un viaje al que no puede faltar). A veces el costillo puede quedarse con las niñas, pero otras no y entonces me las llevo al despacho o a donde toque y nadie dice ni mu, porque estoy fuera de mi turno y haciendo un favor (tengo suerte con mi jefe. Lo reconozco). Aquel día iba sólo con la Mayor, porque había dejado a la Peque a merendar en la guardería y a las 6:30 tenía que pasar a buscarla, así que cuando se hizo la hora me despedí del cliente con el que hablaba de la manera más educada posible y me giré a ponerle la chaqueta a la Enana. El buen señor, tras lanzar un profundo suspiro, no pudo evitar comentar: “Esto de las hijas es una esclavitud, ¿no?“. Pues no. Mire usted, mis niñas son mis tesoros, no mis negreras. Que sí, que a veces son un poco cargantes y no me dejan ni mear tranquila, pero son lo más bonito que hay sobre la faz de la Tierra. Y, otra vez, morderos la lengua delante de la Mayor, que no está sorda ni es tonta y luego quiere saber porque ese señor dijo que ella y su hermana eran una esclavitud “¿Y qué es una esclavitud, mamá?” “Nada, cariño” “Pero algo es. ¿Qué es? ¿Porque soy una esclavitud?”, “Que no es nada, no te preocupes”…. Y así 10 minutos. Joder.
  8. Number Eig. Cola del super. Una niña de la mano y la otra metida en el mei tai mientras empujo el carrito casi con los dientes. Una pareja a nuestra espalda empieza a hacer cuquimonadas a Tulga, que está para comérsela. Y dos minutos después él me mira y me dice muy serio: “Deberías llevarla en un cochecito y no ahí subida, porque al final eso va a traerte consecuencias…“. No especificó cuales, menos mal, porque ganas me entraron de pedirle que se pusiera en mi lugar dos segundos y probara a empujar una silla de niño y un carro de la compra a la vez… ah, y sin perder de vista a un torbellino de tres años cuya mayor afición en sacar tropecientos turnos del cacharro de los número de la pescadería.
  9. Number Nain. “Tulga ya tiene un año, deberías quitarle el pecho para que deje de ser tan dependiente de ti“. Así. Sin paños calientes. Autora de la perla: la directora de su guardería, pero podría haber venido de mi madre, de mi suegra y hasta del Papa de Roma.
  10. Y ya para terminar este TOP TEN de las tonterías escuchadas a lo largo de los últimos 12 meses, me he guardado lo mejor para el final. Os explico: poco después de reincorporarme al trabajo tras la baja maternal de Tulga, vino a verme al despacho una conocida para ofrecerme participar en un proyecto. El tema escapaba a mi área de conocimientos habitual y aceptarlo me habría supuesto un enorme esfuerzo, además de tiempo a raudales, cosas de las, que en esos momentos, no disponía (Inciso: he de aclarar que si la buena señora vino a buscarme era porque necesitaba desesperadamente cubrir un hueco y le daba igual un pulpo que un centollo para hacerlo. Mi cualificación o idoneidad se la traían al fresco). El caso es que tras pensarlo diez segundos le dije que no, gracias. Que lo sentía mucho, pero en mis actuales circunstancias (bebé de seis meses, niña de tres años recién cumplidos, vuelta al curro tras un largo periodo fuera…) no podía asumir algo de ese calibre. Podría haberse ido y tan amigas. Pero no. Antes de hacerlo me soltó: “Vale. Está bien. Pero si me permites un consejo tienes que ser un poco menos madre y pensar más en tu carrera profesional…“. No supe qué contestar. A lo mejor hubiera ido bien algo del tipo: “Mira, bonica, tu hijo pequeño tiene 18 años y ya sabe limpiarse el culo solito, pero las mías acaban de salir del huevo…” o “Soy superfeliz con mi situación profesional actual y me importa tres pepinillos en vinagre tu asqueroso proyecto” o “¿Y a ti qué más te da lo que hago con mi vida?”. Pero no. Me quedé calladita, sonreí y le dije “Claro. Hasta luego”. Si es que a veces somos nuestras peores enemigas…

Y hasta aquí mi repaso de los “Perdonaaaaaa” más sonados de este año ¿Qué me deparará el futuro? Ains, seguro que aburrimiento no….

Anuncios

Etiquetas: , , ,

13 responses to “Dicen por ahí”

  1. almademami says :

    Madreeeeee son para comentarlos uno a uno eh???? Qué situaciones tan flipantes nos regala la maternidad. Lo de la poca fe en la teta por parte de personal sanitario y familia creo que las que damos pecho lo vivimos a diario, ya si el niño pasa de los 6 meses las caras de “pero todavia seguis??” “eso no alimenta” y bla bla bla se repiten más que el ajo…lo bueno es que se va desarrollando una cara de “me importa un pito lo q me estás contando” q es una maravilla wajajajaja…

    Y lo de los pendientes… la mia lleva, dos florecitas rosas, preciosas, cursis y de niña. Le pongo vestidos y lazos enla cabeza no proque se los quita porque le encanta verme sufrir jajaja pero tengo que aguantar que la gente le hable en masculino… en serio??? ni quiera me preguntan si es un niño ouna niña, dan por hecho q es un niño… no lo entenderé nunca XD

    Genial la entrada!!! XD Se siente una taaaan identificada!! Da para mucho este tema!!!

    • Norgwinid says :

      A mi lo de los pendientes no me molesta. Lo que me fastidia es que usen a la mayor de recadera, en vez de hablar directamente conmigo, sobre todo porque la pobre se queda sin saber que decir y luego me fríe a preguntas que hasta entonces ni se le habían pasado por la cabeza (¿Por qué no llevo pendientes? ¿Me los vas a poner? Quiero pendientes ¿Duele?, etc.). Que no hay necesidad vamos…. Y en cuanto a la teta, para mi lo más flipante son los comentarios procedentes de médicos y enfermeras, a los que se les supone una formación en el tema. Vamos digo yo. En fin.

  2. Diario de una mami says :

    ¡Jajaja! Me encantan todos y cada uno de tus “Perdonaaaaa”. Los vivo en mis carnes casi todos los días, jeje.

  3. una mami alternativa says :

    Qué buenos! Hay para hacer un Perdonaaa Awards!!! Las suegras estarían muy nominadas, sobre todo la mía, que ve con recelo que le dé el pecho porque no le puedo dejar a Bebé Alternativo si no me saco leche antes. A lo mejor se cree que lo hago por egoísmo, no?
    El tema de los pendientes da mucha rabia, ¿qué norma dice que han de llevar pendientes las nenas? Yo tengo los agujeros hechos y no llevo!!!
    En fin, espero tu próximo post Perdonaaaaa porque me he partido la caja!!! Saludos

  4. nosoyunadramamama says :

    Pues que les sorprenda que la niña camine con 9 meses es lógico pero, qué coño tendrá que ver lo que coma???jajajaja… Bueno, yo tuve una conversación a la que dediqué un post completo, con una madre de dos hijos que cree que los niños son un incordio…escuchar para creer!!!

    • Norgwinid says :

      Uffff, hay cada uno por ahí suelto… A mi lo que me pasa es que soy de reacción lenta y en el momento me quedo tan de piedra que no me sale una contestación adecuada (menos mal, por otra parte, porque si no iría creándome enemigos a diestro y siniestro!!). En fin. Vivir para ver (o escuchar!!) Besos

  5. Educación-emocional.es says :

    La verdad es que tu sección de “perdoooonaaa” son tal cual. Según iba leyendo, más me iba identificando. Quiero pensar que quien hace ese tipo de comentarios es sin mala intención… Un saludo

    • Norgwinid says :

      La mayoría de las veces es sin mala intención, eso está claro. Por eso no voy por ahí montando pollos!!! Algunas personas simplemente te aconsejan lo que desde su punto de vista es mejor y por eso no hay que enfadarse. Realmente lo que me molesta son los recaditos a través de mi hija Mayor, que la pobre muchas veces no sabe ni qué decir y luego me fríe a preguntas.

  6. Mamadichosa says :

    ¡La madre que pario a esta ultima personaja! Y que lo diga una mujer… desde luego sea madre o no, la empatía no la trabaja mucho en su vida. Que indignación me ha entrado, pero lo mas seguro es que yo tampoco la hubiese contestado…por no liarla, pero te digo que ganas no me hubiesen faltado. ¡A ver que perlas me sueltan a mi cuando nazca mi mochuela! Estoy impaciente por hacer un top ten como el tuyo, no dudo que lo habrá. Un abrazo!

    • Norgwinid says :

      Es inevitable encontrarse con este tipo de comentarios en el día a día con niños. La verdad es que no suelo enfadarme. Me limito a asentir y sonrreir y hacer lo que me da la gana. La mayoría habla sin maldad o sin darse cuenta del daño que puede hacer. Menos mal que tengo las ideas claras que si no…
      Gracias por comentar y bienvenida!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

Blog de Madre

Desdramatizando el mundo maternal

A %d blogueros les gusta esto: