¿Qué hacer si tu hija te pega?

Os pongo en situación: mi Mayor siempre ha sido un poco hidrofóbica, eso sí super selectiva, vamos que su repelús se reduce al agua de la bañera, porque de la piscina y de la playa no hay quien la saque… El principal problema lo tiene con el pelo: detesta que se lo lave y que se lo seque y es capaz de montar un escándalo si la más pequeña gota de agua le roza la cara. Con el tiempo hemos ido perfeccionando el proceso: le lavo el pelo una o dos veces por semana como mucho, usamos una toalla para que pueda taparse los ojos y sabe echar la cabeza hacia atrás como una profesional a la hora del enjuague. Sin embargo, y a pesar de todo, el día que toca usar champú el drama está garantizado. A veces, intenta aplazar el asunto hasta el día siguiente y (a menudo) lo consigue si me mira con ojos de cordero degollado y me jura por Snoopy que luego no me pondrá pegas. Otras veces la amenazo sin dibujos o sin cuento. Y la mayoría de las noches acabo lavándole el pelo a toda velocidad entre quejas, lloriqueos y acusaciones de estar arrancándole la melena de cuajo.

Pero ¿qué pasa, queridas amigas, cuando a una situación ya de por sí delicada como esta se suma el hecho de que la criatura está como una moto como resultado del exceso de azúcar y la hiperactividad a la que la someten tías y abuelas? Pues os lo diré: que la cosa se descontrola hasta límites insospechados.

Los lloriqueos habituales se convierten en llanto desgarrado, en gritos, en pataletas y, en el colmo de su frustración, en dos tortas que me planta en plena cara aprovechando que estoy de rodillas bañando a su hermana. Plás, plás. Ojiplática me dejó.

Durante un par de segundos ni parpadeé y luego, sin salir de mi asombro y con una calma que me sorprendió hasta a mi, habidas las circunstancias, le dije que estaba muy feo pegar a mamá, que pidiera disculpas y que se fuera al cuarto, que hoy no había baño para ella. No sé si comprendió de golpe que se había pasado tres pueblos o que veía planear algún tipo de castigo sobre su cabeza, pero el caso es que de pronto y en medio de un mar de lágrimas, empezó a decir que sí, que se metía en la bañera, que quería lavarse con todo el jabón del mundo y hasta cortarse las uñas si hacía falta. Sin alzar la voz ni un cuarto de octava, le repetí que no. Que saliera, que ya hablaríamos del tema mañana… Dudó un buen rato y, al final, me pidió disculpas y me hizo caso.

Al día siguiente la bañé y le lavé el pelo sin incidencias.

Esta ha sido la primera vez que mi hija me ha pegado conscientemente y a mala idea (los golpes no intencionados que he recibido hasta ahora no los cuento. Como tampoco cuento los mordiscos que me dio mientras le salían los dientes). La verdad es que, a pesar de la calma que derroché a raudales, me enfadé una barbaridad y me sentí profundamente dolida. A ver, sé que aún no controla sus emociones, que le cuesta expresarse y que las bofetadas que recibí en el punto álgido de su cabreo no eran más que una prolongación de la pataleta que sufría. Sin embargo, me sentó fatal. “¿Por qué la toma conmigo?” pensé “¿Por qué precisamente conmigo, que soy la persona que más la quiere sobre la faz de la tierra, que nunca haría nada que pudiera dañarla, que la cuido y la mimo y hasta la consiento?”.

Sé que actué correctamente (es casi imposible conseguir que un niño se tranquilice y deje de gritar chillando aún más alto) y que en unas horas ella lo había olvidado y volvía a vivir en sus particulares mundos de Yuppi. Pero aquí estoy yo. Jodida y aireando en el mundo 2.0 que me duele que mi hija me pegue. Sentimental que es una…

¿Y vosotras? ¿Alguna ha vivido un situación similar?

 

Anuncios

Etiquetas: , ,

9 responses to “¿Qué hacer si tu hija te pega?”

  1. Diario de una mami says :

    Puff, no sé qué decirte… Que es resultado de la frustración y de la rabia, desde luego. ¡Pero qué impotencia, chica!

  2. La Hobbita says :

    Lo siento. Estoy con Diario de una mami en que es fruto de la rabieta de la peque. Ella aún no entiende las implicaciones emocionales aunque, desde luego, tu respuesta fue adecuada y estoy completamente segura de que a su nivel, entendió que esa actitud estaba MUY mal. Puede que luego lo olvidara y siguiera en su ‘mundo de Yupi’ pero la enseñanza ha llegado a buen puerto, ya verás como si.

    Mucho ánimo!

    • Norgwinid says :

      Que lo entendió seguro, porque al día siguiente no dijo ni mu a la hora del baño. Creo que ha sido el lavado de pelo menos problemático y discutido desde que le salió su primera pelusilla rubia con diez meses!

  3. almademami says :

    Ays, pobre. Los niños son así, un torbellino de emociones que no saben controlar y en una situación crítica pues sueltan la mano. Yo creo que reaccionaste fenomenal y seguramente, como dices, entendió que hizo algo bastante feo porque mira como ni te replicó al día siguiente. Entiendo que te doliese un montón tiene que ser una impotencia…Esperemos que no vuelva a pasar :S. Un besote!!

    • Norgwinid says :

      La Mayor es una niña muy sensata y lo entiende todo a la primera. Pero es que las circunstancias eran excepcionales, después de casi 15 días de vacaciones, descontrol, abuelitis y caprichos consentidos por parte de todos… Yo también espero que no vuelva a pasar!!!!

  4. La Moleskine de Mamá says :

    Mi niño es medio bruto y si me ha dado unos cuantos golpes pero creo solo una vez lo ha hecho por la frustracion que traia al no poderse poner los zapatos. Duele mucho que lo hagan y realmente yo no se como controlar estas situaciones. Esa vez me sali de la habitacion y me fui a llorar, me senti fatal. Yo creo que lo mejor es alejarlos de ti un momento, cuando agota mi paciencia necesito quedarme a solas y que el se calme. Espero que no nos pase de nuevo 🙂

    • Norgwinid says :

      Lo de alejarse y dejarlos a solas también es una buena táctica, aunque a mi me cuesta practicarla. Cuando las rabietas de la Pequeña me superan a veces la dejo con su padre para no ponerme a gritar yo también. Ufff. Es que es horrible. En serio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

A %d blogueros les gusta esto: