Dormir con la teta fuera

El otro día leí un artículo escrito por un hombre cuya mujer llevaba nueve años durmiendo con una teta fuera, tal que así:

El dibujo es muy sexy. Lo normal es que la madre en cuestión tenga mucha peor pinta!

La verdad es que me sentí muy identificada con la imagen (y con todo lo que se decía sobre ella) y me pregunté cuántas de nosotras hemos dormido así, dejando al alcance de nuestro hijo un  buffet libre nocturno, sin importarnos pasar frío o pringar las sábanas de leche. Y es que esto de amamantar tiene a veces momentos y circunstancias que rozan el absurdo, como el ir a abrir la puerta al cartero con la teta al aire, para asombro y disfrute del personal. A mi no me ha pasado nada parecido (¡gracias a Dios!), pero sí tengo algunas anécdotas curiosas que me habrían dado taquicardia de haberse producido en mi tierna (y vergonzosa) juventud.

Siempre me ha resultado muy duro reincorporarme al trabajo tras las bajas por maternidad, entre otras cosas por el tema de la lactancia. Después de dar el pecho de manera exclusiva a un bebé cada dos horas o dos horas y media, estar siete u ocho lejos de él no sólo es un marrón para ti sino también para tus tetas, que no entienden de qué va la feria. Así, después de haber superado la sobreproducción de los primeros meses y estar feliz de la vida, durante una temporada vuelves a parecer una vaca lechera a la que hace falta pasar por la ordeñadora automática. Recuerdo una vez en que este problema me jugó una mala pasada, en concreto un caluroso día de verano en el que yo llevaba una camiseta de tirantes de color rojo oscuro a la que de repente le brotaron dos enormes manchas húmedas a la altura de los pechos que, además, no paraban de crecer. Me metí en mi despacho esperando que el siguiente que entrara por la puerta no pensara: “Jolín, qué tía más rara que suda por las tetas…” mientras me prometía a mi misma volver a usar discos absorbentes en el sujetador y a llevar ropa clara o, por lo menos, una camiseta de repuesto en el bolso. La verdad es que salvo alguna miradilla interrogadora salí del paso con bastante dignidad. Más preocupada estaba yo de no reventar camino de casa!

Otra situación desconcertante se produjo mientras me sacaba leche para darle a la Mayor en la guardería. Lo hacía a puerta cerrada en el trabajo, durante mi hora legal de lactancia y luego la metía en botecitos que guardaba el frigo hasta la hora de salir. Como me pilló en lo peor del verano (junio y julio) y yo tardaba casi una hora en llegar a destino, metía los botecitos en un termo grande para que conservaran el frío y la leche no se estropeara. Una mañana vino a verme una compañera de un departamento distinto, vio el termo en cima de mi mesa y ni corta ni perezosa le echó mano dispuesta a servirse un poco de café. Yo sólo atiné a decir: “No, no, no. Que no es lo que parece…”, como si acabara de sorprenderme mi marido con el amante en la cama. Su cara al ver los botes llenos de leche materna fue para partirse de risa. Por suerte se lo tomó con humor y nos reímos las dos un rato. Ahora que lo pienso: durante esos meses muchas personas pensaron que me había hecho adicta al café… ¡Es lo que tiene pasearse por ahí con el trasto en la mano!

Y para terminar me gustaría compartir con vosotras un experimento sociológico, de los de verdad, no como Gran Hermano. Dos chicas, una con un escote exuberante y otra discretamente vestida que se sienta a dar el pecho en el mismo banco del mismo centro comercial. Los comentarios de la gente (aunque estén en inglés) no tienen desperdicio. Feliz martes a todas!

Anuncios

Etiquetas: ,

6 responses to “Dormir con la teta fuera”

  1. nosoyunadramamama says :

    jajaja, pues dicen que la leche materna es estupenda en adultos!!!! a tu compañera no le hubiera sentado mal, jaja… ayy, yo es que nunca dormí con los peques, salvo alguna noche suelta, así que lo de la teta fuera para dormir no sé lo que es…vamos, con lo que a mí me cuesta encontrar postura para amamantar y lo poco incómodo que me resulta dar el pecho! por cierto, tú crees de verdad q lo del video es real??? a la chica de la lactancia no se le ve nada, de hecho, parece que lleva un muñeco y me da que tiene la teta fuera!

    • Norgwinid says :

      Con la Mayor me pasó igual al principio, no encontraba postura para amamantar, pero luego ya fui capaz de hacerlo hasta haciendo el pinopuente con las orejas!!! Con esta segunda he dormido con la teta fuera desde el primer minuto. En cuanto al vídeo… Pues no sé qué decir. Es posible que sean actores (yo también creo que la chica lleva un muñeco, pero pensé que era por meter en el tema a un niño de verdad). En cualquier caso me pareció muy curioso.

  2. una mami alternativa says :

    Yo no duermo con la teta fuera, pero sí la saco varias veces por la noche. Bebé Alternativo vuelve a la minicuna hasta que Papá Alternativo se va a trabajar, pero Bebé Alternativo no busca la teta ni cuando está fuera. Es que es lento hasta para eso… Así que cuando empieza a ‘hacerse notar’, le pongo teta en boca y aquí paz y después gloria.
    Qué bueno el vídeo. A mí nadie me ha dicho que lo de la lactancia sea “disgusting”, pero sí que más de una me ha mirado como si fuera de otro planeta por ” todavía” dar la teta con 5 meses y medio. Pero a mí plin, yo duermo en Pikolín!!! Saludos!

    • Norgwinid says :

      Jo, pues si a ti se te quedan mirando porque das teta con cinco meses a mi que sigo con lactancia materna con 16 me deben ver como un perro verde… La verdad es que no creo que sea tan raro dar el pecho a un niño. Yo no me lo estoy planteando como un reto ni como una competición ni nada por el estilo. Tulga aún mama porque nos viene bien a ambas, y lo dejaremos cuando alguna de las dos se canse o ya no lo disfrute (probablemente yo, antes que ella!).

  3. anigv says :

    Me ha encantado el post! Los comentarios que le hacen en el vídeo son increíbles e indignantes, yo hasta ahora no he tenido problemas y espero que siga así. Un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

Blog de Madre

Desdramatizando el mundo maternal

A %d blogueros les gusta esto: