Los “segundos” tienen superpoderes

Que sí. Que no es broma. Los hijos nacidos en segundo lugar no vienen de París, sino de Kripton. Si no a ver cómo se explica que hagan las cosas que hacen. Y es que, queridas amigas, los segundos tienen superpoderes. Es la única conclusión lógica a la que he llegado después de analizar con detenimiento la evolución de Tulga los últimos meses. A diez días de cumplir el año y medio mi bebé es capaz de hacer las cosas más inverosímiles y de comunicarse con un lenguaje básico pero efectivo, y todo sin despeinarse (bueno, a lo mejor esto último es porque sigue sin pelo. No sé).

Ahí van unos ejemplos.

CASO 1: Me voy a hacer la cama y Tulga, que me sigue como si fuera mi sombra, decide en ese momento que quiere jugar con los peluches que tiene en la cuna. No lo dudo ni un instante: la meto en el redil y me abalanzo feliz cual perdiz sobre mis quehaceres, dispuesta a terminarlos todos en tiempo récord. A penas he empezado a estirar un poco las sábanas, cuando me giro y me encuentro a la Pequeña mirándome con los ojos como platos pegada a mis talones. Pero, vamos a veeeeeeeer… ¡¡¡¿Cómo cojones has salido tú de la cuna?!!!! Tulga sonríe. Mejor dicho: se desternilla. Si no fuera imposible pensaría que se está burlando de mi, aunque, claro, no puede ser ¿Verdad?

CASO 2: Hora del baño. Le digo a la Mayor que empiece a desnudarse mientras lleno la bañera, que en seguida vuelvo para ayudarla con el jersey y desvestir a Tulga. Me entretengo un minuto, no más, mientras espero a que salga el agua caliente y pongo el tapón y cuando regreso al cuarto no sólo la Mayor está medio desnuda, sino que también lo está Tulga: sin zapatos, sin calcetines, sin pantalones y hasta sin pañal!!!! Y lo más sorprendente de todo: la ropa sucia está en su canasto correspondiente y el pañal usado en la basura. “Amor”, le digo a la Enana “¿Has ayudado tú a tu hermana a desnudarse?”. “No. Ha sido ella”. “Venga. Anda ya…”. “Que sí, que sí. Y se ha quitado el pañal. Lo que pasa es que ahora se está haciendo pis en el suelo…”. Me giro. Tulga se acaba de mear con una sonrisa en el pasillo. Contempla su hazaña con asombro, la señala con el dedo y exclama un poco escandalizada: “¡¡¡Mira, mira!!!”. No. Si ya miro. Lo que pasa es que no me lo creo…

CASO 3: La Mayor está haciendo caca. Le digo que cuando termine me llame para ir a limpiarla y vuelvo a lo que estaba haciendo (probablemente, fregar los platos). Al cabo de un rato oigo gritos en el baño y temiéndome lo peor salgo corriendo a ver qué pasa. Cuando llego me encuentro a la Mayor con el culo en pompa y a la Pequeña con una toallita en la mano limpiando a su hermana “¿Pero qué hacéis?” exclamo sin saber si echarme a reír o a llorar. “Mamá, tranquila, que Tulga me está dejando el culito superlimpio”, me dice la Enana, con convicción. No lo dudo, pero por si las moscas, le quito la toallita a la Pequeña y echo vistazo al resultado: como una patena. Tiro de la cadena mientras me pregunto si me están tomando el pelo o sólo ha sido chiripa…

CASO 4: Antes de explicar este último caso, tengo que aclarar que Tulga no habla todavía. Dice algunas palabras, cada día más, pero hasta ahora no ha juntado dos para construir una frase, lo que, en teoría, debería limitar mucho su capacidad para transmitir sus deseos. Y digo en teoría, porque en la práctica se hace entender a la perfección. La otra noche, durante la cena, estaba comiendo jamón york a dos carrillos, cuando de pronto se puso a llamar al perro: “Ea, Ea” (su versión del nombre del animal). El chucho se colocó a su vera raudo y veloz y ante mi asombro mi bebé de 17 meses le puso directamente en una boca siete veces más grande que su mano y llena de dientes los restos del jamón que ya no quería. “Pero…” empecé a decir y no pude continuar porque acto seguido, Tulga se bajo ella sola de la silla, me cogió de la mano, me llevó hasta su sillón favorito del salón, hizo que me sentara y, tras trepar como una ardilla hasta mi regazo, tiró de mi escote y dijo: “tetita”. Dos minutos después estaba dormida. A esto lo llamo yo tener las ideas claras y maximizar el uso del lenguaje.

Y ya para terminar os dejo un compendio de lo que nuestro hijos notan y no notan habitualmente. En mi caso se cumplen absolutamente todos los puntos!

12733610_938820949499263_4555606521011910999_n

Anuncios

Etiquetas: ,

13 responses to “Los “segundos” tienen superpoderes”

  1. nosoyunadramamama says :

    jajaja, que esté limpia después de limpiarle el culo a su hermana es chiripa, jajajajaaj… ayy, son totales, pero qué quieres??? yo tengo un problema con el pequeño, con 15 meses que cumplió ayer cree que puede hacer cosas de mayores, y va marcado por todos lados!!!

  2. Mamadichosa says :

    Que dos hijas más divertidas tienes, me parto con las historias que cuentas!!! en un futuro cercano yo estaré contando las mias, de momento mi bebé de casi 2 mesecillos no me las lia tanto… :):):) y lo bien que te lo pasas cuando lo piensas detenidamente? 😉 Un beso!

  3. mamaymaestraentierradenadie says :

    Ja ja lo que me he podido reír, tienes ya una niña mayor!!! Madre mía muerta con lo de limpiarle el culete a su hermana y lo de poner la ropa sucia en el cesto, que lista!!!

    • Norgwinid says :

      Sí, sí, y todo de motu propio! Que yo ne le he puesto nunca semejantes ideas en la cabeza… Es que todo lo imitan estos críos. Son como esponjas. A mi lo que más mosqueada me tienen es lo de salir ella sola de cuna. Cual Hudini. Aún no sé cómo lo hizo…

  4. marifififi says :

    Jajajaja, los segundos se crían solos (y rápido), eso se dice mucho por aquí, y parece ser que es verdad! Besicos

    • Norgwinid says :

      Yo creo que a esta la suelto en un prao con un par de troncos de leña y una caja de cerillas y me hace un fuego!!!!! La verdad es que creo que al no poder estar estar encima de ellos tanto como cuando son hijos únicos se espabilan a toda velocidad!!!

  5. mamacaotica says :

    Jajajaja No te entra la risa en todas esas situaciones?? Tienes unas hijas geniales!!

  6. Óscar says :

    Me parto con la tabla. Mi hija pequeña no tiene los super poderes de la tuya a pesar de ser también la segunda, je je je.

    • Norgwinid says :

      Jajaja. Lo de la tabla es buenísimo, y real a morir. Que la Mayor es capaz de detectar el pimiento o la cebolla a niveles atómicos!!!!
      En cuanto a lo de los superpoderes… ¡Dale tiempo! Que a veces se hacen las blandas para que nos confiemos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

A %d blogueros les gusta esto: