Tengo un síndrome

Bueno, yo no. Mi hija. O eso dice el dermatólogo que la vio el otro día en el hospital. Síndrome del Nosécuantitos dérmico, provocado por un gen chungo transmitido por la madre, lo que me hace directamente responsable de la enfermedad de marras. A ver. Un momento. No soy perfecta, ya lo sé. Disto mucho de entrar en cualquier canon de belleza existente o por existir, pero ¿de verdad estoy defectuosa? ¿En serio? Y lo que es peor: ¿mis hijas también?

El síndrome en cuestión tiene dos efectos físicos claros:

  • Uno meramente estético y es que el pelo Tulga nunca podrá protagonizar un anuncio de champús. Tengo que asumirlo. Con suerte, cuando empiece el cole en septiembre de 2017 no se le verá el cartón, pero me puedo ir olvidando de las trenzas y las horquillas que luce su hermana… lo que es una pena, porque a ella le encantan. Ventaja: probablemente la criatura no sepa lo que es la depilación en los días de su vida, así que por lo menos algo bueno va a sacar de todo esto.
  • El segundo efecto puede afectar a su salud, aunque tampoco es nada alarmante. Y es que, al parecer, Tulga no suda. Sí, sí. Como los perros. O como los ángeles (si se prefiere un símil más poético). Esto supone que no regula bien la temperatura corporal, por lo que las fiebres por cualquier chorrada son altísimas y en verano (o al hacer ejercicio) pasa las de Caín. O debería, porque no las tengo todas conmigo.

El buendoctor nos ha citado para el mes de octubre, con la consigna de que la vigilemos durante los meses de calor y la ¿amenaza? de una biopsia. Todo esto, sin saber exactamente el nombre del asunto, porque al médico la llevó su padre y al susodicho se le olvidó tomar nota y dar la vara como hago yo cuando no entiendo del todo de qué me hablan.

Como ya escribí hace tiempo, Tulga nunca tuvo mucho pelo y con 20 meses recién cumplidos, sigue más o menos igual, osease, calva. Gasta cuatro pelines ultrarrubios en lo alto del cocorote y pare usted de contar. Por no tener, casi no tiene ni cejas, aunque luce unas pestañas pelirrojas que ya las querría para sí Mata Hari (o yo, sin ir más lejos). Es verdad que su piel es muy blanca y que jamás la he visto sudar a chorros, aunque tampoco ha corrido la maratón ni hecho spinning y el verano pasado estuvo casi todo el rato a la sombra e impregnada de protección solar, como cualquier bebé menor de un año, así que no es nada concluyente.

Esta tarde miraba a mi calvita en el jardín, tan sonriente y risueña como un colobrí hasta las cejas de azucarillos y me preguntaba ¿de verdad está mal? ¿La genética nos ha jugado una mala pasada? ¿O es que ahora todo tiene que tener nombre porque así nos quedamos más tranquilos? No sé por qué pero me resisto a darle importancia. No me da la gana. Llevo un año de mierda (con perdón) y no estoy dispuesta a pasar un verano de mierda también (perdón otra vez). Puede que Tulga nunca tenga un pelo Pantene… pero ella lo vale. Y mucho!

Anuncios

Etiquetas: , , ,

14 responses to “Tengo un síndrome”

  1. nosoyunadramamama says :

    ufff, esa enfermedad igual la tengo yo!!! apenas sudo, no regulo la temperatura y era calva como que sé yo… y sí, lo bueno es que no tengo pelo en las axilas, ni bigote ni puedo perfilarme las cejas, jajaja…pero oye, lo que me brilla el pelo es la leche, y ni una cana!! yo no me preocuparía mucho!!

    • Norgwinid says :

      Yo no le estoy dando la mayor importancia. Vale, está calva. Pero el dermatólogo dijo que tarde o temprano le saldría el pelo: escaso, lacio y muy fino, pero le saldría. Me preocupa más que llegue en así al cole, por lo que le puedan decir los otros niños, pero yo siempre he dejado claro a mis hijas que son estupendas tal y como son y espero que eso les sirva para reforzar su autoestima!

  2. Paloma Iraizoz says :

    Seguro que no es nada importante, y que ella lo vale más que nadie (y tú también)! Un abrazo y a exprimir hasta la última gota del verano : )

  3. Mamá en tocata y fuga says :

    Seguro que no es nada tan grave. Además que puede que tenga algún rasgo del gen ese pero no todos y habrá que ver en qué grado. Lo que no es cuestión de plantearse es quién otorga cuál carga genética y en qué momento porque yo he podido heredar el lumbago vía materna y la mala circulación vía paterna y tantas otras cosas que me han dejado en herencia mis padres sin saberlo y que irán manifestándose o no con el tiempo. Igual el costillo ha repartido por ahí otras cosas que no se saben ahora y que resultan bien molestas más adelante o tú les has otorgado otras cualidades estupendas (eso seguro). Beso gordo

    • Norgwinid says :

      Jajaja. Es por esta costumbre absurda de culparnos de todo lo malo!!! Que tienes razón, oye. Que puede que el gen chugo se transmita vía materna, pero los pelones están todos en la familia del costillo!!! Y a simpática no hay quien gane a Tulga, y eso sin duda, lo ha heredado de mi!!!
      Besos!

  4. almademami says :

    Mira, yo creo q como el instinto de una madre no hay nada y si tú no le das más importancia probablemente es porq no la tenga. Como dices en este mundo hay necesidad de ponerle nombre a todo, así q bueno, si Tulga lo tiene pues lo tiene y a ver por dónde va saliendo la cosa!! Y oye, es como todo si el pelito no le crece seguro q han inventado mil maneras para ayudar a q crezca en caso de q querais. Pero bueno, hija, si no es eso es que lleva gafas, es que es la más alta (como le va a pasar a mi Pichí) es que tartamudea etc etc. Tenemos que enseñarles a q se quieran mucho!! 🙂 Un besote enorme!!

    • Norgwinid says :

      El que se quieran mucho es lo que intento todos los días. Sé lo que es vivir acomplejada, torturada por tus compañeros de clase y pensando que eres no sólo el patito feo sino además un bicho raro. Es duro. Y pretendo ahorrárselo a mis hijas. Todos los días les digo son listas, que son guapas, que son perfectas. Porque lo son. Listas, guapas y perfectas, cada una en su misma mismidad! La Mayor es la más alta de su clase (tanto de las niñas como de los niños, y además con diferencia, parece que se ha saltado dos cursos y está triplitiendo primero de infantil), pero es perfecta igual. Y Tulga… bueno, pues es supersimpática y risueña. Calva, sí. Pero graciosa a morir. Y también es perfecta. Espero que los demás sepan verlo también!
      Besos!!!!

  5. mamacaotica says :

    Si piensas que no tiene importancia, tu la conoces mejor que nadie; disfruta del veranito, del sol, de tus niñas y tu marido y deja de culparte, que tu no tienes ninguna culpa.

    Y Tulga será pelo pantene o lo que le de la gana, porque ella lo vale y tu lo vales más!

    Un besote!

    • Norgwinid says :

      Yo le doy la importancia justa. Que no tiene pelo es evidente. Que no suda mucho también ¿Hay que agobiarse? NO. Pues ya está. Además, si es algo genético, no tiene solución. Así que ¿para qué? Ya compraré una buena crema solar para untarle el cráneo este verano!!!

  6. Madre Agua says :

    A la hija de una amiga le pasó lo mismo. Ni un pelo hasta más de los tres años y super fino. No le crecía… Ahora tiene 7 y tiene una melena normal y corriente. No le des importancia que seguro que no es nada

  7. Diario de una mami says :

    A mí también me tardó mogollón en salirme el pelo. Tenían que darme hasta vitaminas. Y ahora, mírame, pelazo, que me crece tan rápido que no gano para ir a la peluquería. 😉 Ya nos contarás en qué queda todo. ¡Muaks!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mamá y la tribu

Blog de Crianza Sostenible

unamadremolona.wordpress.com/

Trucos, consejos y todo lo que necesitas saber para ser una madre molona o, por lo menos, intentarlo

Entre Togas y Chupetes

Madre y Abogada a tiempo completo y sobreviviendo.

Días de mamá

Mis cosas, mi vida. ¿Te unes?

La Madre Tigre

Blog de La Madre Tigre

La hipster family de Barcelona

Una pareja de modernillos y un hipsterbebe

Maternideas

Ideas, consejos e historias divertidas sobre la maternidad y crianza

Sra de Díaz

Buscando mi lugar

otro blog de mamis

aventuras de una mami de tres, con título especial

Princesas y Princesos

Un corazon de melón, una princesa de fresa y un bombón de chocolate

Urban&Mom

Historias de una mamá en la ciudad

39 semanas

O como ser mamá y no morir en el intento

Diario de una endorfina

Diario ilustrado de un embarazo y de la vida loca con 2 gorditos a bordo

la aventura de mi embarazo

O como ser mamá y no morir en el intento

SAMBA IBÉRICA

O como ser mamá y no morir en el intento

Mucha Vida

cocina sencilla para novatos, vividores y bocas audaces

A %d blogueros les gusta esto: